You’re beautiful…, parte 4


Malena y yo salimos la semana pasada y la pasamos bien… Ni excelente, ni pésimo… solo bien… Charlamos mucho, nos reímos mucho, pero por algunas razones no llego a ser la noche que yo quería que sea, llena de adrenalina, de entusiasmo y de color…

Cuando subió al auto nos saludamos y fuimos a un bar que quedaba entre mi casa y la de ella… Jugamos al pool, tomamos varios tragos suaves cada uno y nos contamos algunas cosas fundamentales de nuestras vidas… Ella me contó que tiene un hermano 6 años mas grande, que estudia, que trabaja, y que le gusta la misma música que me gusta a mi, salvo que ella es mas proclive a escuchar música nacional y yo internacional… Me contó también que esta cansada de este país y de su dirigencia política, como todos…, y que muchas veces en una semana puede fantasear con irse a vivir afuera y probar suerte en otro idioma… Me contó que hizo varios cursos y que le sirvió para agrandar su curriculum, pero nada mas… también relato un poco la vida de sus amigas, y me molesto que las llamara por el primer nombre y comentara como si yo las conociera…

Quiso contarme un poco la historia con su ex, pero la verdad es que en cuanto me empezó a hablar de eso mi mente se fue a otro lado… En el momento en que me contaba de sus idas y vueltas, me hizo acordar a mis idas y vueltas, y me colgué con eso un rato… pensé en que hace mucho no hablo con ella, que hace mucho no la veo y que hace mucho mas que no tenemos una conversación de calidad…, mas que nada porque le escapo a las sensaciones que me produce verla y hablarle… Mas que nada porque le escapo… pensé unos breves minutos en como la vida es caprichosa y en la pregunta que me hizo un amigo el otro día… “Si pudieras elegir entre volar o hacer que la persona que quieras se enamore de vos… ¿Que elegís…?”

Buena pregunta esa…, pero hay varios factores a tener en cuenta… ¿Como seria el vuelo, como pájaro o como superman? ¿Me cansaría volar? ¿Puedo llegar a Europa? ¿Volando también enamoro minas? Bueno, básicamente, es simplemente volar… cansa, como los pájaros, y para llegar a Europa habría que descansar en la mitad, y no, no me levanto mas minas por volar ni las enamoro… Me acorde que en el momento en que me preguntaron eso pensé en que hoy por hoy me encantaría volar pero que preferiría por un solo día tener el poder de enamorar a quien yo quisiera y enamorarla a ella de nuevo… y después volver a volar, y así irme con ella a cualquier lado…

(Vuelvo al bar después del viaje por mi cabeza…)
– … y bueno, un loco de mierda mi ex… 5 años de novio y no quiere hacerse cargo… al final, tengo que hacerme cargo yo sola y es re complicado… ya averigüe todo y tengo todo armadito… y mi familia me va a apoyar mucho, pero bueno… que se yo… un pelotudo mi ex… – escuche que me contaba  Malena sin saber bien de que estaba hablándome…
– Claro… – le digo tratando de descubrir de que “charlábamos”. – … la gente es muy complicada…, debe tener sus razones, correctas o no, pero las debe tener…
– Si, que se yo… pero igual… es de cagón… porque el también tiene su gran parte en todo el asunto…
– Obvio… y… – titubeo y dudo porque todavía no puedo adivinar de que me esta hablando, pero sospecho que me estaba contando que quedo embarazada y eso me tira todo por la borda…, no porque me moleste, sino porque no estoy en este momento para este tipo de cosas… – contame mas de este tema… – le dije.
– No hay mucho mas de lo que te conté igual…, pero ¿sabes?, no quiero hablar tanto de esto, me colma la paciencia y encima ya voy a tener que ocuparme bastante como para tener que pensarlo ahora… contame vos… contame de tu vida, de tus relaciones…
– Yo… mmm… yo soy un tipo muy complicado en ese sentido… – dije tratando todavía que no se corte su inspiración y me cuente de nuevo de que me estaba hablando cuando no la escuche…
– ¿Por?
– Porque si… no se… o me engancho mucho o no me viene nada bien… soy muy quisquilloso y detallista… me cuesta soltarme del todo… no se, en realidad igual que todo el mundo…
– Claro… bueno… ‘let it flow’… – dijo, y le volví a prestar atención, porque me gusto como lo dijo… en ingles, y como lo digo yo…

Seguimos charlando pero no volví a tener la oportunidad de regresar al tema que me interesaba… ¿podría ser que estaba embarazada? Pero tomo alcohol, mas allá de hayan sido tragos suaves… ¿Que puede ser? ¿Habrá matado una persona? ¿Habrá comprado un departamento con el novio con un préstamo hipotecario? ¿Que mierda será eso que no llegue a escuchar?

– Lindo, ¿no te enojas si nos vamos? Tengo un poco de sueño y mañana tengo que levantarme temprano para ir a trabajar… Si queres, subís a mi casa un ratito…
– Bueno dale, vamos… no hay problema… – le conteste y me causo una pequeña risa por la entrevista a Alberto, el enano que hacia de ALF, que no le pude explicar y que decidí minimizar diciéndole que me había acordado de una boludes…

La lleve a la casa. Cuando llegamos a la puerta, no solo no se bajo rápidamente, sino que fue ella quien me miro a los ojos y, ni lenta ni raudamente, se acerco a mis labios para besarme… Mi corazón latía fuerte, pero no tan fuerte como me hubiera gustado… Estaba nervioso, pero mas tranquilo de lo que querría… y si bien el roce de nuestros labios y las caricias que me hizo me excitaron, no fue tan intenso como para que después me duela alguna parte de mi cuerpo por esa excitación contenida… La verdad es que mientras nuestras lenguas bailaban al ritmo de nuestros besos…, mientras nuestros labios se besaban y las manos se tocaban…, mientras las respiraciones agitadas y coordinadas le daban un sonido de pasión que ninguna canción romántica podría jamás igualar… en ese momento, en vez de perderme en ese momento, volví a pensar… Recuerdo ahora que se me vinieron a la mente dos cosas especificas: La intriga de aquello que Malena me contó mientras yo pensaba en otra cosa y hacia como si la escuchaba…; y eso que pensaba mientras hacia que la escuchaba… eso que todavía tengo dentro de mi mente, y porque no de mi corazón… 

Terminamos de besarnos y Malena se fue a su casa… La vi entrar, la vi subirse al ascensor después de saludar al guardia de seguridad… La vi saludarme una vez mas con la mano mientras se cerraban las puertas del ascensor…  y me quede viendo como el ascensor subía… y mientras veía como los pisos cambiaban pensé un poco mas… 1… 2… ¿será algo positivo esto…? 3… 4… ¿Estoy preparado para lo que viene…? 5… ¿Por que a veces estando tan bien acompañado me siento tan solo…?

… y me fui…

soledad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: