You’re beautiful…, parte 6


Y paso nomás… no pude evitarlo… la verdad es que intente… lo medite mucho, muchas veces… pero parecía lo lógico… ¿Acaso me podía imaginar? No… jamás… jamás de los jamases se me hubiera ocurrido que podría pasar lo que paso… jamás…

Resulta que con Malena nos vimos al final… ella me volvió a mandar un mensaje para vernos y yo no le podía decir que no, y ya mi respuesta no estaba regida por mis ganas o no ganas de verla, sino mas por el hecho de que si no le contestaba seguramente no la vería nunca mas… Esta bien, lo se…, yo no lo tenia definido todavía… no sabia si tenia ganas de verla… pero tampoco quería perderla como posibilidad…

Malena vino a mi casa… le cocine algo simple pero pintoresco como solo las milanesas con tortilla de papa pueden ser… comimos en el balcón de mi casa, tranquilos, charlando y escuchando un disco muy interesante de jazz que tenia y que hace mucho no escuchaba… La verdad es que la charla fue bastante aburrida… me contaba de sus salidas y sus amigas, pero como me había pasado la otra vez, al no conocerlas no me resultaba en lo mas mínimo interesante… Solo sabia que “Ro” es una trola que se acuesta con todos, hasta con dos hermanos mellizos… a la vez… y que “Nati” es muy linda y todos le quieren dar pero ella quiere llegar virgen al casamiento… parece que se la pasa chapándose pibes y “otras cositas” pero que no quiere encamarse… Lo demás, inocuo… vació…

Eso no me gustaba… tener que “remarla”… hacerle preguntas sobre temas que no me interesaban para que la charla tenga un hilo de continuidad me estaba matando… ya me dolía la cara de sonreír sin ganas, y me empezaba a preguntar por que no me había tomado esos dos vasos de whisky que pensé tomar antes que llegue ella… Por ahí con ese empujoncito las cosas se ponían mas interesantes…

– Muy rico todo, lindo… me encanto… te traje un postre…- me dijo.
– Bueno, gracias… me alegra que te haya gustado…- le conteste con una cordialidad casi típica de un cliente… – No hacia falta traer postre…
– Si, ¿Como que no? por favor…! me cocinaste… re lindo… es lo menos que podía hacer…
– ¿Queres tomar algo…? Tengo vodka, whisky, fernet…?
– Mmmm… bueno…, vodka con algo…
– ¿Con que? Tengo jugo de manzana, de pera, de naranja… speed…?
– Con manzana…
– Enseguida sale, señorita…
– Jejejeje… gracias…
Y cuando me alejaba con los platos en una mano me agarro la otra y con un suave tiron me acerco a su boca y me dio un beso… Tengo que admitir que eso me gusto mucho… fue un lindo beso…

Serví los tragos con un haz de esperanza en que todo vaya mejorando… Si eso no pasaba, la mochila me iba a empezar a pesar cada vez mas, hasta dejarme en el piso… El mío lo hice fuerte, y el de ella no tanto… lo único que me falta es que Malena se me doble y me vomite todo el baño… un bajón…

– Bombón, ¿Vemos una peli…? – me grito desde el bacón…
– Bueno, dale… fijate ahí… ahí… en esa valija tenes la mayoría… ahora te digo donde están las otras…
– A ver…?

Esta era una prueba de fuego… ¿Elegirá una buena película? ¿Una comedia o un drama…? Me intriga su gusto cinematográfico… creo que eso dice mucho de una persona…

– ¿Me ayudas? tenes un montón y no me puedo decidir…
– A ver… dale… toma…

Y mientras le ofrecía el trago que me había pedido, agarre la valija de películas y empecé a pasar las paginas sin siquiera mirar lo que había en cada lugar para poner los cds… Yo ya sabia que película poner, en base a lo que yo quisiera hacer… Si ponía una muy mala nos íbamos a besar casi desde el principio, quedando la película de fondo luminoso para nuestra propia película sexual… Si, en cambio, ponía una buena de verdad, me iban a dar ganas, y seguramente a ella también, de ver la película hasta el final y que no pase nada… o que si pase, pero que sea muy tarde y yo ya no tenga ganas… también podía poner una muy boluda de esas que no importa por donde va para engancharte porque no hay mucho para entender, y que vaya pasando lo que vaya pasando… Finalmente me decidí por una comedia que nunca me fallo… un equilibrio entre lo interesante y lo llevadero, y como ya la vi mil veces, puedo explicarle lo que no entienda…
Puse entonces la película y nos sentamos en el sillón a verla…

Durante los primeros 20 minutos no paso nada interesante… en el sillón, no en la película en donde pasaron mil cosas… 20 minutos para una película es mucho tiempo… En fin, no paso mucho… lo único fue que me agarro el brazo, se abrazo a ella y se acomodo ahí… ¿Que le pasa? recién nos conocemos dentro de todo… es la “tercera cita”… ¿Cuanto espera que le de? ¿Quiero darle este tipo de abrazos…? Me deje llevar…

Iba una hora de película cuando veo de reojo que me mira… los primeros dos segundos me hice el boludo, no porque no quería mirarla, sino porque era una muy buena parte de la película… pero me di cuenta que ya la había visto muchas veces a la película, y a ella no… La miro. Me mira. Se acerca. Me besa. Me mira de nuevo. Me besa de nuevo. Esta segunda vez el beso estuvo acompañado de un suspiro profundo… Yo seguía dejándome llevar… Ese segundo beso se prolongo por un largo rato… no sabría decir cuanto, si 30 segundos o 5 minutos, pero me pareció largo… me mira de nuevo…

– Que lindo que sos… – me dice mirándome a un ojo primero y después al otro, típico de telenovela.
– Gracias…, vos también… – le contesto… lo pensaba realmente… pero me sentí obligado igual a decírselo.
– Dame un beso… – me ordeno.
– Jeje…

Y me volvió a besar ella… Me beso apasionada como nunca la había visto… su respiración era jadeante y sus manos empezaban a tomar vida… Primero me hizo una caricia en la cara, después me acaricio el cuello y finalmente me rodeo con sus brazos… Yo, en ese ‘dejarme llevar’ empecé a acariciarla también… la cara, las piernas, los brazos… y fui un paso mas allá… le empecé a acariciar la cola y no me dijo nada… primero fui gentil y suave, casi caballero… Ella tenia un vestidito, por lo que no me costo mucho pasar de la textura del algodón de la tela de su vestido (si es que era algodón, yo de telas no se nada de nada) para pasar a tocar la suave piel de su cola… Cuando roce con toda mi mano su cola, ella respiro aun mas fuerte… Nos quedamos calentando en el sillón durante unos 10 minutos, en los que los dos fuimos un poco mas allá… los dos nos acariciamos y nos tocamos y nos calentamos, hasta que de golpe, sin advertencias previas, separa su boca de mi boca y me dice…

– Este sillón es muy incomodo… ¿Vamos a la cama…?

Lips

Una respuesta to “You’re beautiful…, parte 6”

  1. […] – Este sillon es muy incomodo…, ¿Vamos a la cama? – me dijo Malena separando nuestras bocas por un instante cuando estabamos en el living de mi casa besandonos… […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: