Buenos Vecinos…


Encuentro cercano con el tipo del tercero…

Siempre me gusto pensar, cuando estoy llegando a mi casa de un dia de trabajo – o en realidad de donde sea –  que llego a mi fortaleza… a mi castillo… a mi guarida si se quiere… Esa sensacion de sentirte en tu hogar, mas alla de que no sea tu casa… Porque entre “mi casa” y “mi hogar”, aunque parezcan lo mismo, hay una diferencia muy muy grande… Siempre me gusto pensar eso… pero un dia no me paso…

Un dia llegue a mi casa, cansado, con esa sensacion que solo la palabra “paja” puede definir con exactitud… tenia ganas de sacarme el traje, ponerme el pijama, pedir comida china y mirar todos los programas basura de la tv, o alguna pelicula…, pero por sobre todo, queria no hablar con nadie mas que el silencio… Por ahi alguna charla muy corta con algun amigo sobre el dia, el clima, las mujeres y el futbol… exactamente en ese orden… y nada mas… el resto silencio… Llegue, entonces, un dia con todas esas ganas, pero algo adentro mio me decia que esta vez no iba a poder… que esta vez se me iba a complicar… a veces pasa, eso de sentir muy adentro de uno mismo que conocemos el futuro, o que algo no esta bien… y a veces le hacemos caso… otras no…

Llego a mi casa, abro la puerta de afuera, y llamo al ascensor…
– Hola… – me saluda por atras mi vecino del tercer piso contrafrente.
– Ah.. hola… como te va…?
– Bien, y vos…?
– Bien, tranquilo… cansado…
– ¿Mucho laburo?
– No, no mucho… justamente por eso… fue un dia muy aburrido…
– Claro… ¿Vos sos el del noveno, no?
– Si…
– Ah… mira…
– ¿Por?
– Porque yo tengo tambien un dos ambientes, pero me dijeron que el tuyo es distinto…
– Si… es otra cosa total… algun dia tocame el timbre y lo ves…
– Bueno… dale… ¿Ahora no?
– Eh… bueno, si… que se yo… veni…
– Dale…
… y con un suspiro forzado trate de que se diera cuenta, pero no… no pudo ver que yo no queria y no pudo ver que yo queria lo absolutamente opuesto… no lo vio, no lo quiso ver o no se… pero vino conmigo a mi casa…

Mi vecino del tercero contrafrente no es ni muy joven ni muy viejo… tendra mi edad o por ahi… pero es raro… es de esas personas que no tienen una onda particular, sino que van mutando… en el año y monedas que tengo viviendo en este edificio, lo vi vestido cheto, alternativo, dark, cheto de nuevo, onda pastillero con mochilita y musculosa, lo vi de traje, y los ultimos meses se viene poniendo un pantalon de vestir, una camisa de manga corta, casi siempre en colores claros como pastel, caqui, blanco o celeste… hasta lo vi con una color verde manzana tenue… horrible… usa lentes, pelo cortito y habla mucho con palabras como “fantabuloso” o “regio”… ah, y hace mucho el gesto de “ok” con los pulgares, que no tiene nada de malo, pero justo el lo hace particularmente nabo, con los dos pulgares levantados a la vez y una sonrisa automatica que le da una pinta de pelotudo importante… y lo es… si existiera una empresa de pelotudos, el seria vicepresidente adjunto…

– Bueno, veni… pasa… – le dije.
– Gracias… a ver, a ver… epa…
– Jajaja, ¿Que?
– Nada… muy lindo… nada que ver al mio… mira el balcon… que lindo… y esta ventana grandota… que bueno…
– Gracias…
– Yo tengo dos baños…
– Ah, mira…
– Si… y me parece que mi living es mas grande…
– Seh…
– No me gustan los muebles que pusiste…
– ¿…?
– … pero bueno… para vos esta bien…
– ¿Para mi?
– Si… que sos joven..
– ¿Cuantos años tenes?
– 27…
– Me llevas un año…
– Si pero lo que vale es la experiencia…
– …
– ¿Te cocinas o pedis?
– Depende el dia y mis ganas…
– Por lo general…?
– Depende el dia…
– … ¿pero?
– Nada… y mis ganas… me cocino mucho…
– ¿Hoy?
– ¿Hoy que?
– ¿Hoy que vas a hacer?
– No se… supongo que cocinarme algo…
– ¿Algo como que?
– No se… un arroz salteado con verduras y carne…
– Uuhh que rico…! Me parece que me quedo a cenar vecinito…
– No tengo para dos…
– No importa… yo tengo comida en mi casa… la traigo…
– Lo que pasa es que me quiero acostar temprano, no me siento muy bien…
– Bueno, comemos rapido y me rajo, no te preocupes… Cheeee…! mira cuantas peliculas que tenes… ¿Me prestas un par? Dale… estoy a unos pisos de distancia…
– No son mias… no puedo…
– Pucha… que lastima…
– Seh…
– Bueno, voy a buscar las cosas que faltan para cenar y vengo…
– No… eh… en serio… otro dia… hoy me siento mal… eh… ¿Tu nombre como era?
– Manuel… Manuel Fernandez…
– … Manuel… otro dia, ¿Si?
– Bueno, dale… me caes bien… la voy a invitar a mi hermana tambien…
– ¡¿…?!
– … la debes conocer…
– No creo… ¿Quien es?
– Maria Lucila…
– Ni idea… no conozco a nadie con ese nombre…
– Es mas chica… bueno, no importa… decime que hace falta asi lo busco…
– Te dije que otro dia…
– Ah, cierto… perdon…
– Bueno…
– Si… bueno amigo… un gustazo conocer tu casa ¿eh? Me voy yendo…
– Bueno, dale…
– Uh, no me digas que jugas a la play! ¿Sos bueno?
– Si… que se yo…
– Te juego unos partidos…
– Me siento mal…
– Cierto… bueno entonces si, amigo, me voy…
– Vaya…
– Chau, eh? que estes bien…
– Gracias… gracias…

Y asi como vino, cerro la puerta tras de si, y se fue… Son muy pocas las veces en las que senti un alivio tan grande con solo escuchar el ruido de un pestillo de puerta que traba… ahora si era mi momento… mi castillo, que habia sido usurpado junto con mi paz y mi tranquilidad, volvian a mis dominios… Ahora si podia hacer todo eso que queria… Ahora si… pensaba… pero no… Sono el timbre…

– ¿Quien es?
– Soy yo amigo…, Manu…
– ¿Quien?
– Manuel… Fernandez… ¿Del tercero?
– Ah… decime… ¿Paso algo?
– Si… me quede encerrado afuera… ¿Me abris?
– No puedo…
– ¿Por?
– Estoy desnudo… me estaba por bañar…
– Uh… bueno, ponete algo… sino no importa… no pasa nada…
– Dale…, nos vemos otro dia…
– … no! que no pasa nada… que somos amigos ahora… no me molesta si te veo en bolas…
– Eh… Manuel, no te enojes, pero no… necesito estar solo…
– ¿Pasa algo? Contame… ¿Para que estamos los amigos sino?
– Otro dia…
– Bueno… yo le voy a tocar timbre al del 7mo entonces que es un divino y vi que entro recien… no te preocupes por mi…
– No… bueno… suerte…
– Chau amigo…
– Si… chau…
Escuche como el ascensor se abria, y dos pitidos, de esos que hace cada vez que pasa por un piso… Se bajo en el septimo… pero ese ya no es mi problema… mi problema ahora es solamente pedir la comida china, ponerme el pijama, y mirar… mmm… mirar… la segunda temporada de “Arrested Development”… si señor… y disfrutar de eso…

+arte,+indignado,+blanco+y+negro,+artista+de+corazon,+migraña,republica+dominicana+está+llena+de+artistas+enganchados+mediocres+

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: