Reflexion 105


El otro día estaba recostado en mi hamaca paraguaya mirando las nubes como pasaban por encima de mi cabeza… Se ve que me pegó un poco haber leído sobre La Tierra y todo lo que a ella respecta, porque lo primero que se me vino a la cabeza es lo pequeños e insignificantes que somos, y a su vez lo enormes y poderosos que podemos ser…

Somos absolutamente insignificantes considerando el tamaño del mundo en que vivimos, y la cantidad de gente que lo habita… Somos chiquitiiiitos cuando vemos que La Tierra está hace más de 4000 millones de años dando vueltas… Somos NADA cuando nos enteramos de las dimensiones del espacio, del universo en general…

No se, me pone a pensar eso… Porque somos chiquitos, no somos nada, y a la vez somos gigantes… no porque nos comparemos con una hormiga o con un sapo, sino somos gigantes por las capacidades que tenemos… Podemos destruir de manera indiscriminada, o podemos construir de la misma manera… Somos capaces de borrar en un abrir y cerrar de ojos a millones de seres vivos, humanos o no, asi como somos capaces de realizar hasta las tareas mas imposibles solo con tener la voluntad férrea de hacerlo…

Eso me llevó a pensar dos cosas particulares:

1. La primera, que las mujeres se quejan mucho de lo difícil que es su vida, y de como hacen millones de cosas para que los hombres nos fijemos en ellas… para gustarnos… Se maquillan, se depilan, se ponen ropa incomoda, tacos, hacen dietas, spinning, footing, trecking, yoga, peluqueria, manos, pies, y se ponen casi en bolas… pero lo que ellas nunca se pusieron a pensar es que nosotros los hombres, justamente, no tenemos nada que hacer… somos asi, y no podemos cambiarlo… creo que es por eso que hacemos cosas tan increibles como construír un cohete y viajar al espacio, o construir un puente… Nadie quiere construir un puente… es difícil, complicado, lleva tiempo, muchos calculos… pero lo hacemos igual… como canta Arjona -a quien desprecio, auque tenga una que otra frase que zafa- “mujeres, lo que nos pidan podemos, si no podemos no existe, y si no existe lo inventamos por ustedes…”. Pero volviendo al tema, nadie quiere construir un puente, o meterse en una lata voladora con millones de partes ensambladas recubiertas por muchisimo combustible, viajando a miles de kilometros por hora para llegar a la Luna… Si, pinta lindo, pero todos sabemos que nadie querría ponerse en una situación tal… y entonces, ¿Por qué lo hacemos? Porque nosotros no podemos hacer todo eso que las mujeres hacen… Estoy seguro que después de su viaje estelar, el astronauta llega a su casa, llama a su mina y le dice “¿Y? ¿Me viste ahi arriba? ¿Soy canchero o que?”

2. Y la segunda, lo extremadamente tontos que somos como para creer en religiones… y en este punto es en el que más me quiero explayar…

Hay demasiado para decir sobre este tema, pero ojo, no es que no crea que la gente tiene que tener fe, sino hacia donde apunta esa fe que tienen… porque cuando empezamos a tener fe -que básicamente es confiar en que algo es sin tener ningún tipo de consistencia sobre el asunto para fundamentarlo- es cuando importa saber en qué depositamos esa fe… Puede ser en un caballo del hipódromo, o puede ser en un político, o en uno mismo para determinadas tareas… Como dice la cancion de Paralamas: “El arte de vivir con fe, y sin saber con fe en que…”

Vivimos en una época moderna si se quiere, en donde las respuestas que agobiaron a la humanidad por miles de años se pueden obtener con un simple boton… Estamos en el presente futurista que alguna vez hace cien años se imaginaron… Tenemos las herramientas, el “know-how” y todo lo que hace falta para llevar a la humanidad un escalon mas arriba, un paso mas alla, mas cerca de la perfeccion… y sin embargo, cada vez somos mas primitivos…

Tomando el tema de la religión, que es algo que me saca completamente de las casillas cuando escucho a algún fundamentalista decir “Porque es Dios, y Dios es asi”, todavía no puedo entender que la gente siga pensando que nacimos de Adán y Eva, hace 5.000 años, y que EXISTIA UNA SERPIENTE QUE HABLABA Y UN JARDÍN DEL EDEN. O sea, señoras y señores, no les digo que no crean en un ser superior, solo que no me tomen de estúpido… porque vamos, hay que pensar dos minutos… una vibora que habla?!??

O por ejemplo los profetas… ¿Por qué Dios siendo tan poderoso no habla con toda la humanidad para dar su mensaje, y en cambio va y habla con una sola persona en secreto? Siempre es igual, va, se acerca a alguien y le dice “Soy Dios y este es mi mensaje”… Pasó con Moises, con Jesús, con Abraham y hasta con Mahoma… ¿Qué onda? Si yo de golpe empiezo a decirle a mis amigos que escucho una voz que me habla y me dice que haga cosas… ¡¡¡SEGURAMENTE ME EMPIECEN A DECIR QUE SOY UN ESQUIZOFRENICO Y NO UN PROFETA!!! No lo entiendo…

La religión es una ironía…

Antes del libro “Revelaciones” del Nuevo Testamento, solo Dios podía destruír al mundo… Ahora, el hombre también puede… porque desafortunadamente antes de poder aprender a ser pacífico y racional, el hombre descubrió como hacer la bomba atómica y a contaminar de maneras catastróficas núnca antes vistas… Honestamente creo que las religiones son un arma contra la evolución de la sociedad toda, de la humanidad toda… Es increíble ver gente que es tan racional sobre practicamente todos los aspectos de su vida, pero después creen fervientemente en que un ser puso un árbol aca y un lago ahi, y que creó a la mujer de la costilla el hombre… y la serpiente que habla!!!!!

La verdad es, casi con absolutismo, que nadie sabe con certeza… Por ahi yo no se nada y las personas religiosas tienen razón… por ahi, aunque no lo creo, si va a venir Jesús y va a salvar solo a los que creen en el, o va a venir el descendiente del Rey David y va a salvar a todos los judíos, o Mahoma tal vez y va a expander el Islam a todo el mundo… puede ser que tengan razón… yo lo único que digo es que NO LO SE, NO LO SABE NADIE… NAdie puede decir que sabe que pasa una vez que uno muere… una vez que realmente uno muere y queda condenado a pasar la eternidad muerto… lo que yo entiendo como: Enterrado en un cajón de madera, lentamente desintegrandose con nuestro cuerpo, volviendo a ser sedimento, tierra… de polvo somos y al polvo iremos… Lo que yo digo es que no podemos basar nuestras vidas y la forma en que nos relacionamos con los demás simplemente por un cuento manufacturado por el hombre en una época demasiado atrazada en comparación a la que estamos… De los 10 mandamientos, solo dos son “leyes”: no matarás y no robarás… Los primeros 5 hablan de Dios, y como es celoso… No adorarás falsos dioses, no diras el nombre de Dios en vano, etc… y me pregunto… si somos tan inteligentes como para creas el microchip o internet, ¿Por qué no actualizamos a nuestra época las premisas religiosas también?

 No se… no se nada… sigo mirando las nubes que pasan y me doy cuenta de todas las cosas que existen en este mundo y que no entiendo… Y de todo lo que desconozco y tal vez debería conocer… Siento cada vez más la insignificancia de un ser viviente, si no se conecta con todo lo demás… Yo no soy yo solo, soy yo y mi circunstancia… pero en este caso no se trata de mi situación, sino de mi entorno… de los seres de mi entorno…

A veces me gustaría hacer como Emile Hirsch en “Into the wild” y desprenderme de todo para irme a conectar con la naturaleza, con el mundo… lejos de todo y de todos… sin la necesidad de dinero mas que para lo elemental y básico… Viviendo al día, con aventuras y desventuras, armando mi camino sin las reglas preimpuestas de la sociedad y la civilización… Irme y recorrer, pero no como mochilero, sino absolutamente despojado de todo… con algunas monedas en el bolsillo, lo puesto y tal vez una muda de ropa mas en una pequeña mochilita… Andar a caballo, caminar, nadar… y nada más… A veces quiero irme a la mierda para volver dentro de mucho… desconectarme de toda la mierda incontrolable que da vueltas por todos lados… la política, la economía, los sindicatos…

Me desconcentro de mis pensamientos un segundo cuando el viento lanza al piso de un tirón mi paquete de cigarrillos… me doy cuenta de lo colgado que estoy y como la limé… me pongo un pucho en la boca, lo prendo, miro como el humo que tiro se funde con el viento, me levanto de la hamaca paraguaya y me voy con una sola frase que se repite en mi cabeza: “No se, no se, no se…”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: