Lo relativo de la vida…


Estabamos en mi balcón… Caía la tarde en el horizonte y el calor no daba tregua… Es impresionante lo rápido que uno se olvida lo mucho que quería el calor cuando era pleno invierno… O como en invierno uno se olvida lo agobiante del calor de verano… De cualquier manera, hacía muchísimo calor…

Con Peter habíamos decidido comer algo liviano, pero todavía era muy temprano para cocinar… Esa tarea seguramente me iba a tocar a mi, y no tanto por mis facultades culinarias, sino porque él no puede hacer ni siquiera una pizzeta… Más alla de que mis cualidades culinarias me enorgullecen por lo que son sin que haya tomado clases sobre ello…

De fondo, y después de debatirlo un breve momento, sonaban los Rolling Stones… No puse ningún disco en particular, sino simplemente que las canciones pasen aleatoreamente… Además, abrimos una coca bien fría y nos servimos un vaso cada uno, y para redundar volcamos unos hielos… El vaso de Peter desbordo con su espuma… Yo ya sabía, y sospecho que Peter también, que el hielo debe ponerse antes de la bebida… pero bueno… hacía tanto calor que un poco de coca en la mesa no importaba…

El me contaba sobre su viaje a Uruguay… Me contaba sobre la fiesta de año nuevo, o la fiesta del 3 de Enero… De la chacra, de la playa, de las chicas… Yo, en cambio, lo miraba callado y escuchaba atentamente mirando el horizonte, casi viendo en mi mente las situaciones que el me describía… Me reía cuando algo era gracioso, pero lo que más me daba gracia era la forma en que me contaba las cosas…

Al ratito llegó Rober, que tiene su llave y por lo general viene sin avisar cuando sabe que estoy con alguien… Vino con Willy… eso me puso contento porque hace mucho que no lo veía… pero sobre todo porque Willy contaba mucho mejor las historias que Peter… Y no porque Peter las cuente mal, sino porque Willy es una persona sumamente descriptiva…

Se sentaron en la mesa del balcón, no sin antes servirse su porción de coca cola con hielo… Ahi empezó la magia…

– Veles… no sabes lo que fue esa fiesta… veles… – dijo Willy
– Me contó Peter… – le contesté
– ¿Y qué onda aca?
– Todo tranquilo…
– Dale veles… contá… – dijo Peter
– Bueno…, pasó algo en realidad… a vos Willy te importa eso… 
– Contá Veles!!! – gritó Willy
– Bueno, bueno… les voy a contar… el Viernes pasado nos juntamos con los chicos en la casa del pelado… boludeamos un rato en la pileta pero después nos pintó pedir unas bebidas y ponernos a chupar… Pedímos un par de botellas de whisky, un par de vodka, hielo, speed, coca, de todo un poco… No se porqué, pero nos dimos el gusto de tener una gran barra aunque fueramos 6 nada más…
– Ah, mirá vos… – se sorprendió Rober. Sospecho que se sorprendió más por el hecho de que el pelado no era una persona de esas que no reparan en gastos, sino todo lo contrario… El pelado era un pibe de esos que comunmente se conocen como “rata” o “ratón”… Tiene plata, si…, pero no le gusta gastarla… le gusta tenerla…
– Seh… – seguí contando – … bueno, entonces vino el chupi, los pusimos en la mesa y de golpe teníamos una barra de fiesta armada… Cada uno agarró su celular y se puso a llamar a cuanta mujer conseguía para compartir esta noche que encaraba para festichola pero que en realidad nos encontraba a 6 pibes al pedo en un jardín muy lindo de una casa…
– Claro… – dijo Willy – … se querían matar me imagino…
– No… bah, si… no tanto igual… pero si… No era específicamente que nos queríamos matar, pero si había una suerte de desesperación por conseguir compañía…
– ¿Entonces veles? Porque esta historia no va para ningún lado…
– Bueno… pará… entonces empezaron a llover las respuestas de los mensajes y los llamados… primero la gente rechazaba porque ya estaban haciendo otros planes o porque no habían salido… la cosa es que durante 45 minutos pensamos que moría el plan… De golpe al pelado le responden unas amigas que vienen… eran unas minas que había conocido en un viaje y que estaban al pedo… “Son 4” dijo, y entre todos nos miramos con regocíjo… la verdad es que de no tener nada, a tener 4 integrantes féminas del staff, era un gran avance…
– Muy bien…
– Si… por ahora si… pero pará…
– ¿Qué pasó?
– Pará impaciencia humana… entonces sigo…, le llega ese mensaje, empezamos a maquinarnos, y en un momento le vuelve a sonar el cel al dolape… “No vienen al final” nos dijo… imaginate, nos queríamos enterrar vivos ahi…
– Y si…
– Bueno…, justo en el momento en que le mandan eso, a Ricky le llega un mensaje que dice “vamos, somos 6″… TREMENNNNDO!!!
– ¿Quienes?
– Unas modelitos… típico de Ricky… jajaja… Target difícil porque se la creen, pero interesante para que decoren el ambiente…
– Claaaaro…
– Bueno, entonces le llega ese msj, les pasa la dirección del pelado, y ya nos relajamos… de golpe le llega otro mensaje al pelado…
– Jodeme que eran las minas que iban para canelar…
– No… ojalá te digo… pero no… era la hermana… había chocado y quería que vaya a ayudarlo…
– Noooooo!!! – gritaron todos juntos
– Siii… te juro…
– ¿Y se fue? ¿Los dejó ahi?
– Si… decidimos, después de discutir un rato, que yo me quedaba a cargo del orden y con la responsabilidad del desorden…
– ¿VOS? Jajajajajajaja… – se rio Peter, lo que hizo reir a todos los demás
– Si… yo… ¿A quién sino? ¿A Waldo? ¿A Ricky? ¿Al gordo?
– Jajajajaja… uno peor que el otro, veles… si lo pienso sos la opción correcta…
– Por eso… buen, entonces resulta que el pelado se va y justo cuando se está yendo caen las chicas… vos no sabés lo que eran… no-sabés… Unas piernas, unos lomos… todas en vestidito cortito, todas arregladitas… no se de donde salieron esas minas, pero yo por la calle no las veo…
– Mudate de Nuñez veles… si vas a recoleta te agarra tortícolis…
– Jajajaja… bueno, pero no sabés lo que eran… te morías vos si las veías Willy… vos que sos un enfermito te daba epilépsia masomenos…
– Jajaja… ¿Entonces?
– Ahi va… bueno… llegan las minas, ponemos música fuerte, y empezamos a tomar… nosotros veniamos en carrera ya pero las minas no perdieron tiempo… habrá pasado una hora de que llegaron y ya estaban bastante alegres… La verdad, muy simpáticas… pegamos buena onda todos, nos cagamos de la risa…
– ¿Pero eso solo pasó?
– No… en un momento empezamos a jugar a uno de esos juegos para tomar… Empezó como un “viene un barquito cargado de…” pero terminó con el de “yo núnca-yo siempre”… ese que tenés que tomar cuando alguien dice algo que vos hiciste o no hiciste…
– Seh… ese…
– Bueno… la cosa es que de golpe el gordo que es medio zarpadito tira “yo núnca besé a una amiga que esté en esta mesa tomando” o algo asi, y tomaron todas…
– Jurá…! – dijo Peter
– No te creo… – dijo Rober
– No entiendo… – dijo Willy
– Claro pelotudo, como que todas “admitieron” que se apretaron entre ellas alguna vez…
– Noooooooo…
– Si… Jajajaja… bueno… obviamente, a partir de ahi empezamos a ahondar sobre eso… ya no tanto con juego para tomar porque estábamos todos bastante entonados… sino charlando… Si me preguntás a mi, yo en el momento te decía que las minas estaban chamuyando para hacerse las cancheras, pero después de lo que viví, la verdad es que empecé a creen un poco más en la gente… jajajaja… lástima el final…
– Contá tarado! ¿Qué pasó?
– Ya va… ya va… En fin… seguimos charlando un rato, y en un momento no me acuerdo quien le dice a una de las minas “a que no te tirás a la pileta si sos tan guachita” o algo asi, a lo que la mina, completamente desinhibida etílicamente ni siquiera le respondió, se paró, hizo los 7 u 8 pasos que habían hasta la pileta, se sentó en una de las reposeras, se sacó los zapatos, se volvió a parar, se sacó el vestido, miró para atrás a donde estabamos, se rió un poco y se tiró al agua…
– No te lo puedo creer…
– Si… a ver como te explico… se sacó el vestido significa que se quedó en tanga… solo tanga…
– Ah, no le importaba nada…
– Absolutamente nada…
– ¿Entonces?
– Al principio nos reímos todos pero esperábamos que saliera rápido… como estaba encargado del orden y desorden, decidí ir a buscarle una toalla porque seguro que iba a pedirla para salir… Cuando vuelvo no solo estaba ella en la pileta, sino que otra de las chicas también se había desnudado prácticamente y estaba nadando con la amiga…
– ¿En serio?
– Si… no solo eso… el gordo, desesperado, estaba luchando con su propio pantalón para sacarselo y tirarse en calzones… no sabés que imagen pintorezca que era… jajajajaj…
– Jajajaja… tremendoooo…
– Si, pero no termina ahi… Antes de que me diera cuenta, estábamos todos en la pileta en pelotas… las minas, nosotros… no importaba nada… jugamos una guerra de caballito, con las minas arriba… no se como decirte, me sentía en la Mansión Playboy… jajajajaja… era increíble…
– Pero… ¿Pasó algo?
– ¿Más que eso querés?
– Y… yo estaría al palo si estoy en esa situación…
– Bueno… nos franeleábamos todos con todas cuando me sonó el celular… Imaginate mi eufória que ni siquiera me molesté en atenderlo la primera vez, pero cuando siguieron llamando supuse que era el pelado… y no me equivoque…
– ¿Le contaste lo que estaba pasando?
– Si… y se quería matar… me dijo igual que estaba cerquita… asi que le fui a abrir la puerta…
– Que grande el pelado no se pierde una…
– Seh… bueno… la cosa es que el pelado no vino solo…
– ¿Con quién estaba?
– Cuando el pelado estaba entrando se metieron dos tipos, me encañonaron a mi y a el le pusieron una piña bastante fulera de costado, onda la de Zandoná a Edmundo… cayó de lleno al piso pero se levantó rápidamente… La verdad es que me cagué todo al principio porque no entedía nada que pasaba… El pelado también medio que me miraba y no entendía… Nos agarraron y nos llevaron para atrás, y cuando vieron el quilombo se cagaron de risa, putearon un poco y les dijeron a todos que entreguen la guita… a las minas les dijeron que salgan de la pileta y cuando vieron que estabamos todos medio en bolas a mi me dio miedo que se vuelvan locos… pero la verdad es que les interesaba más chorear que nosotros…
– Malísimo eso veles, no te puedo creer… Igual, ¿Qué decís ustedes? Las minas!
– Si… eso me daba mucho miedo… lo agarraron al pelado cuando supieron que era el dueño de casa y a mi, porque pensaban que yo también vivía ahi al haber abierto la puerta…
– Claro…
– Uno se quedó vigilando a los pibes y las minas que estaban de nuevo adentro de la pileta… mirá…, si hay algo que le reconozco al gordo es su frialdad de cabeza… lo primero que le dijo al que se quedó vigilandolos fue que los deje volver a la pileta… tenían frio, las minas estaban en bolas y encima se aseguraba que no pudieran llamar a nadie con ningún celular ni nada… el tipo pensó que era buena idea asi que los obligó a meterse en la pileta…
– Que bajón, veles… no puedo creer lo que estás contando… – dijo Willy
– Si… encima imaginate… las minas llorando, histéricas… el tipo nervioso… nosotros calmándolo… un desastre…
– ¿Y qué pasó? – preguntó Peter
– El otro tipo nos llevó a mi y al pelado para arriba, a buscar guita… el tipo sabía que había caja fuerte en la casa, y le gritaba y puteaba bastante al pelado pidiéndole que le de la plata y las joyas… Encima pobre pelado no tiene idea de todo lo que tienen los viejos… era una situación bastante complicada… a mi me pegó varias trompadas pero por suerte ninguna muy fuerte… al pelado también le pegaba pero se ve que tampoco era tan tremendo… o no se… no lo demostraba… seguro que no era tan fuerte como la primera… Estábamos arriba, el tipo le apuntaba con el arma al pelado que trataba de abrir la caja fuerte… y yo estaba a un costado… en un momento, cuando el pelado abre la caja, el tipo empieza a meter todo lo que había en una bolsa y medio que se distrae… en eso, el pelado me mira y mira un caño que había apoyado en la pared, de esas baranditas de cocina cromadas…
– ¿Qué? ¿Tipo los cosos de baño?
– Claro… de esos en donde colgás el seca platos o no se… utencillos de cocina…
– Si…
– Bueno… me mira y mira el caño… me vuelve a mirar y mira el caño de nuevo… todo en dos segundos… en el momento como que nos entendimos rápido… agarró el caño de un movimiento y se lo partió en la cabeza al tipo, que cayó como plomo al piso y entró a sangrar…
– Jaaaa! onda heroe!!!
– Nah, que heroe… estabamos más cagados imposible… ni yo se como hicimos… en fin, el tipo quedó ahi tirado, no se movía… entonces el agarré un cinturón del viejo del pelado y le até las manos… y después con otro le até los pies… el pelado, que es medio loquito, ató también los dos cinturones entre si… el tipo estaba absolutamente inmovilizado… Llamamos rápido a la policía, y nos pusimos a discutir en voz baja que hacer… si íbamos al jardín o esperábamos que llegue la cana…
– ¿Y? No pares…
– Bueno… esperar a la cana era complicado… yo le decía al pela que si esperábamos y el tipo se daba cuenta nos mataba a todos… y el decía que si bajabamos  y el tipo nos veía nos iba a amasijar ahi…
– Claro… porque se pone agresivo y…
– Calláte y dejalo seguir contando pesado… – le gritó Peter a Rober
– Jajaja bueno, bueno… ¿Entónces?
– Mirá… no se cuanto tiempo habremos discutido eso… pero la cosa es que decidimos ir con el fierro del chorro para abajo y ver que pasaba… no nos podíamos jugar a que el tipo se desespere y vuelva… El pelado todavía tenía el caño en la mano, y yo agarré la pistola… Una sola vez había tenido un arma en la mano y fue cuando el policía que cuidaba la cuadra de mi casa vieja y de quien yo era amigo me la prestó para sostenerla… es más pesada de lo que parece…
– Groso…
– Si… pero bueno, yo que soy medio fanático de las películas y los jueguitos de guerra algo de armas se, asi que le me fijé si tenía balas en los tambores, porque era un revólver y no una pistola…
– ¿La diferencia?
– Que el revólver no tira las vainas servidas, o sea, que no sale el cascaron de la bala volando, y no es automática… el revólver es tipo el de Martillo Hummer, pero mucho mas chiquito… y la pistola es la tipica esa automática que hacés asi… – y le hice el gesto que se hace para recargar la pistola llevando para atrás la parte de arriba
– Ah…
– Cuando estábamos bajando la escalera en silencio, al pelado se le ocurrió fijarse primero por la ventana que da al jardín a ver que pasaba… fue una buena idea… porque tuvimos la suerte de poder ver el panorama sin que nos viera… aunque el tipo empezaba a mirar para adentro seguido, como apurado…
– Uh…
– Si… entonces nos decidimos a bajar… fuimos por la parte de servicio, que es por el costado, asi el tipo que quedaba abajo no nos veía venir…
– ¿Posta decidieron ir a enfrentar al chorro?
– Si… yo lo seguía al pelado por el costado de la casa… cuando llegamos al jardín quedamos en que ibamos a ir despacio tratando de que no nos vea y que el le pegaba y yo le gritaba para reducirlo… En un programa de tele vi que cuando querés reducir a alguien tenés que gritar mucho y asustarlo, putear, hacer quilombo… nadie cede tranquilamente… El pelado empezó a caminar para la parte donde estaban todos… no te puedo explicar la adrenalina que me invadía en ese momento… dimos los primero 3 pasos despacito y el pelado entonces se descontroló y corrió los 4 pasos más que quedaban hasta quedar al lado del chorro, que hasta que corrió no nos había visto…
– No… ¿Los vió?
– No… o si, pero no pudo hacer nada… en cuando el pelado entró a correr y yo vi que el tipo se daba vuelta empecé a gritar muy fuerte con voz bien de loco “tirate al piso mierda, tirate al piso ahora o te mato, tirate al piso!!” y de una y sin que el tipo pueda reaccionar el pelado le dio un batazo con el caño en el costado de la cabeza que lo tiró al piso pero no lo noqueó… el tipo gritaba cosas que no se entendían muy bien, pero yo fui corriendo atrás del pelado y le apunté… le seguía gritando que no se mueva y que se quede en el piso porque lo mataba… en un momento fue gracioso, en realidad no en ese mismo momento, pero si ahora que lo cuento ya por enésima vez, le dije “mirá que soy cagón y si te movés no lo pienso dos veces, te juro que te mato mierda humana”… por suerte el tipo no se movió… Waldo ayudó al pelado a conseguir cinta y atamos al otro hijo de puta de manos y pies como al primero… después fuimos a buscar al otro y lo tiramos al lado del que estaba en el jardín… las chicas se vistieron y trataron de calmarse… escondimos el porro que había en la mesa y cuando vino la cana les contamos todo como fue… Tuvimos que ir a la comisaría a declarar y todo ese bardo y los chabones quedaron en cana… el tema es que el pelado se quedó muy cagado y tiene miedo de que vuelvan por haberles ido tan mal… no se… a vengarse dice el…

En ese momento vi como mis tres amigos me miraban atónitos… Yo sabía que la historia era tremenda, pero además de eso sospeché que, igual que me pasó a mi, no me creyeron capáz de semejante hazaña…, pero en su momento yo tampoco lo creí… Me parece que es algo del momento… o te sale de adentro o no… Yo no podía permitirme que algo le pasara a algún amigo mio y torturarme toda la vida por no haber hecho nada si tenía la oportunidad… también era muy conciente de que podrían haberme matado… pero por suerte, POR SUERTE nada de eso pasó… nada de nada…

– ¿Y que pasó con las minas?
– Nada… se quedaron un poco shockeadas pero no podían creer el operativo de rescate que habíamos armado con el pelado… encima los dos medio gorditos… yo soy más bueno que el pan y el pelado tiene una pinta de inocente tremenda… igual, si algún día tenés que invitar a alguien a jugar al baseball, invitalo al pela porque no sabés como batea… al del piso de arriba le abrió la cabeza y le tuvieron que dar 15 puntos… al del jardín le sacó 3 dientes y le fisuró la madíbula… un bestia…
– Jaaaa… no puedo creer la historia que me contás…
– Si… grosa…
– Mal…
– Si… ah, Willy…? – y lo miré con cara de pobrecito
– ¿Qué, Veles?
– En todo este quilombo se cayó tu i.pod a la pileta y se arruinó, pero bueno, te lo pagamos…
– Bueno, no pasa nada… es un i.pod… lo importante es que ustedes estan bien…  después veremos como hacemos… Me quedé loco… tremenda historia, veles… para contársela a tus nietos…
– Si… bueno… ahora vengo, voy al baño…

Me levanté, agarré mi celular y fui al baño y los chicos se quedaron en el balcón conversando sobre la historia que les había terminado de contar recién… mientras meaba lo llamé al pelado…

– ¿Pela?
– Veles, ¿Qué hacés?
– Bien… escuchá… hablé con Willy… le conté de su i.pod…
– Nooo…!! ¿Y? ¿Qué dijo el enfermo materialísta? ¿Nos quiere asesinar? ¿Se lo tenemos que pagar mañana mismo, no? Que hijo de puta este Willy, es una basura…
– No, pará, pará… olvidate… se lo tomó bien… no le dio importancia y me dijo que después veíamos como arreglabamos…
– Pero… ¿Cómo hiciste? El chabón es un enfermito de lo suyo… no le podes ensuciar la pantallita del celular y vos me decís que no le importó que le arruinemos el i.pod que era el último y el más caro y que aca no se consigue y que yo…! ¿Cómo hiciste? ¿Le contaste que se nos cayó en la hielera con agua? Me va a matar…!!
– No importa… después te cuento bien… si te llega a decir algo, vos decile a todo que si…
– Dale, jajaja… listo…
– Dale, después te hablo que están los pibes aca…
– Dale, chau…
– Abrazo…

Hay muchas maneras de dar una mala noticia… yo solo busqué la mejor manera posible…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: