El arte de la comunicación…


Gabriela está casada con Martín desde hace unos nueve años. En un principio se instalaron en Olivos, pero cuando Martín cambió de trabajo se vinieron a vivir a la ciudad de Buenos Aires. Tienen tres hijos. Mariano, de siete años, Candela, de cinco y Francisco, de dos. Ella trabaja en la administración pública, y como suele quedar libre a las cuatro de la tarde, siempre tiene tiempo para los niños. Los va a buscar al colegio, les sirve la merienda, los baña e incluso los ayuda con la tarea antes de ponerse a cocinar la cena. Su vida transcurre pacífica, sin mayores inconvenientes, en medio de una felicidad que podría definirse como moderada…

Carla no está casada, pero está de novia con Federico, un muchacho de lo más simpático que conoció el verano pasado mientras se tostaba en las arenas tibias de Mar del Plata. Si bien todo marcha viento en popa, ella está preocupada por el futuro inmediato. Parece que Federico se encuentra muy a gusto con la situación tal y como ésta en este momento, y no tiene planes de amontonarse con ella en su departamento de Palermo. La ecuación “novia-trabajo-departamento de soltero” le cierra perfectamente, hecho que genera en ella una verdadera montaña de preguntas que aún no se anima a formular. En el fondo es feliz, aunque crea que su calidad de vida podría ser mucho mejor de lo que es con solo tomar un par de decisiones trascendentes…

Carla y Gabriela fueron compañeras de colegio. Se sentaron juntas durante los cinco años del secundario, y sin embargo hacía mucho tiempo que no se veían las caras. Ocurre que Carla no fue a la reunión por los quince años de egresadas en ese restaurante de Boedo. La pura verdad es que no le interesó en lo más mínimo la propuesta, y no le importa confesarlo…

En otro orden de cosas nos enteramos de que las dos eran muy amigas de Valeria, otra compañera de aquella época, pero solo Gabriela permanece en contacto con ella en la actualidad…

Gabriela piensa que Valeria se ha convertido en una perfecta estúpida. Presenta los mismos comportamientos que en el colegio secundario, y ello se debe –siempre según su parecer- a que nunca maduró. Cambia de novio cada semana, no logra conservar sus trabajos y de vez en cuando se relaciona con algunas sustancias no muy saludables. A esta altura de su vida, hay cosas que Gabriela no está dispuesta a soportar, así que cuando la otra le sale con alguna pavada, ya sea por teléfono o en persona, ella se escapa por la tangente y corre a refugiarse en su propio universo…

Carla la escucha con un rictus de sorpresa, pero tampoco indaga demasiado sobre la vida de su otrora mejor amiga. En lugar de eso, le cuenta a Gabriela algunos de sus proyectos laborales inmediatos (es arquitecta) y le entrega una tarjeta con sus datos personales y profesionales. Le recuerda que le transmita a Martín que si está interesado en hacer ese cerramiento en el jardín de la casa, puede llamarla con toda confianza. A la oficina o al celular. El presupuesto no lo defraudará…

Gabriela dicta un número de celular que Carla anota, y ambas se despiden con un prolongado abrazo. Queda flotando la promesa de un inminente encuentro…

Todo esto tuvieron tiempo de decir estas dos mujeres en un solo viaje en subterráneo. Se encontraron en la estación Río de Janeiro, y se despidieron en la estación Congreso…

El hecho –de más está decirlo- ocurrió justo al lado mío, y menos mal que yo no soy un asesino serial, un violador o un secuestrador virtual, porque el único dato que me falta sobre ellas es el número de tarjeta de crédito…

Gabriela sabe ahora sobre Carla (y Carla sobre Gabriela) muchas más cosas de las que yo he alcanzado a contarle sobre mí a mi señora madre en estos últimos catorce años…

Resulta obvio a los ojos de cualquiera que las mujeres se comunican de un modo muy eficiente…

Y que yo necesito un jefe de prensa…´

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: