Algo muy Pesonal…


Recientemente cambié mi celular. No solo eso, cambié mi empresa de celular… Yo tenía Nextel, y si bien en atención al cliente y en algunos aspectos particulares del funcionamiento de la empresa Nextel es de lo mejorcito que hay, por lo general no tiene señal en ningún lado, y los teléfonos son bastante chotos, o muy caros para las funciones que desarrollan… Entonces me pasé a Personal…

El día que me pasé a Personal, fui a uno de sus locales para que me entregaran el teléfono que me iban a regalar como parte de la promoción que había aceptado… Cuando entré, lo primero que noté fue que la recepcionista, asi como todos los empleados que atendían en los boxes eran mujeres, y no solo eso, pendejas divinas… PERO PENDEJAS DIVINAS… No se si es el fetiche del uniformecito o que, pero me parecieron una más linda que la otra… Obvio, las habían más que las otras, justamente, pero la más fea, si es que le puedo decir “fea”, era un 7 puntos muy prolijos…

Por suerte, estaba vestido de traje con corbata muy bien combinado porque venía de tener una escritura temprano por la mañana, y estaba perfumado porque recien volvía de encontrarme con un amigo que viajó al exterior por Semana Santa, y al que le pedí que me hiciera la “gauchada” de comprarme un par de perfumes en el free shop… No había aguantado la ansiedad y me había vaporizado un par de veces el Carolina Herrera 212 Sexy for men, que me encanta y uso hace ya varios años…

La verdad es que yo no soy cabulero ni mucho menos… Soy muy escéptico y no creo en supersticiones, pero cuando saqué número para el turno, me tocó el 13… Raro, porque no sólo no creo en esas cosas, sino que para la religión judía, de la cual formo parte aunque no tenga un ferviente instinto creyente, el número 13 es de buena suerte, por el contrario del famoso “Martes 13: No te cases ni te embarques…” que todos conocemos… (Aclaro: El VIERNES 13 pasó a ser mala suerte por la película, no por creencias, según tengo entendido…)

En fin, lo interesante de la historia, y a donde va todo esto, viene ahora… Cuando suena la chicharra y en la pantallita digital aparece mi número y el box por donde tenía que pasar, además de levantarme y on mucha seguridad caminar hacia alli, ligeramente dejé escapar una sonrisa, que aunque hubiera querido no hubiera podido contener… el box, al que me debía dirigir, era también, el número 13…

– Hola… – dije con voz grave, casi impostada
– Hola, bienvenido a Personal… ¿Cómo estás?
– Bien, gracias… – respondí un poco asombrado por la buena onda
– ¿En qué te puedo ayudar? – me preguntó ella
– Vengo a buscar un teléfono que me tienen que dar… un… ¿V8? Creo… no se…
– A ver, permitime tu documento por favor… ¿Sabés si ya tiene la línea?
– No… ni idea… la verdad es que lo gestionó todo un señor con la secretaria de la oficina… yo solo se que tenía que venir para aca y decir eso… que vengo a buscar mi teléfono nuevo…
– Acá está… ok… perfecto… esperame un segundito que lo voy a buscar, ¿Dale?
– Dale…

Y se paró y se fue… Cuando se iba pude mirarla bien sin quedar como un perfecto pajero… Obviamente, el trajecito/uniforme le quedaba dibujado… dejaba mucho pero poco a la vez a la imaginación… sus curvas, su pelo largo ondulado rubio dorado… unas piernas de revista, no muy musculosas, sino lindas, con un aspecto suave y firme… una cola redondita, pero sin exagerar… espalda chiquita pero a la vez en perfecta armonía con el resto de su cuerpo… Un escote discreto pero que te daba a entender que tenía unos muy lindos pechos… y finalmente su forma de caminar, con ese vaivén de caderas que casi me hace agua la boca y babearme encima…

Vuelve con mi teléfono…

– Acá está… si me esperás unos minutos te lo configuro y ya te lo llevás listo… salvo que lo quieras configurar vos… ¿Sabés como?
– No… bah… probablemente si, me llevo muy bien con la tecnología… pero, por favor… con todo gusto… hacelo vos… eh… ¿Cómo es tu nombre?
– Paula…
– … Por favor, con todo gusto… hacelo vos, Paula…
– Jejeje… bueno dale… Sr. Leandro…
– Jajaja… no me digas señor…
– Bueno… Leandro…
– Muy formal, pero menos que señor… asi que está bien…

 Ella me configuraba el teléfono y yo la miraba, intermitente entre su escote, su boca, su nariz y el entorno… su boca, su nariz, su boca de nuevo y su escote… su escote un ratito, si boca un ratito, sus cachetes y los hombros, en los que descubri unas leves y tenues pequitas… su boca un poco más, y su escote… y otra vez sus pequitas…

– Esperame un segundito, ahora vengo… – me dice, y con el teléfono se retira y se queda a 5 metros mios hablando con dos chicas más que estaban paradas atras… era como una convención de las más lindas promotoras que había visto… en el momento me pregunté porque ella no se habían anotado todas juntas en algún reality o algo de modelos…, minimamente una agencia y un casting… que se yo… 4 minutos después volvió y siguió programando el teléfono enfrente mio…

– Bueno, mirá… desde aca ingresás al menu, y asi cambiás la configuración estética del teléfono… esto de aca no lo toques núnca porque desconfiguras el cip y la base de datos y perdés todo… esto sirve para…
– … Si… ya se… ya lo voy a investigar… no te preocupes… – la interrumpí temiendo que se ofenda y sienta rechazo de mi parte… y se me ocurrió repreguntarle algo para que no se sienta asi – … ¿Cómo hago para escuchar los mensajes de voz? ¿Cuál es mi clave nueva?
– Mirá… – me dijo sonriendome, y vi como los ojos le brillaban un poquito – … entrás por aca, y tu clave es 1234 hasta que la cambies…
– Ah… ok… bueno… ¿Nada más? – le pregunté y senti quese terminaba todo… que núnca más la iba a volver a ver…
– No… nada más… me tenés que firmar aca por favor…
– Como srta. Paula, como no… ¿Te lo dedico? ¿Para Paula con cariño? jajajajaja…
– Jajajajaja… que tonto… no, con tu firma alcanza…
– Ahi tenés…
– Bueno, muchas gracias por elegirnos, que tengas una linda tarde Leandro…
– Gracias Paula, has sido más que amable conmigo…
– De nada, chau chau…
– Chau…

Y me fui… me fui pensando en que soy un cagón que no le dije nada… me fui pensando en las mil y una tretas que podría llevar a cabo para volverla a ver… desde romper el teléfono hasta desprogramar le chip y no se que que me dijo que no hiciera… Me preguntaba una y otra vez como no le había tirado un centro, una indirecta aunque sea… me martillaba la cabeza con la idea de haber perdido una oportunidad por… por…ni siquiera sabía por qué… ¿Miedo al rechazo? No… eso no me da miedo… un rechazo es un rechazo… me ha rechazado mi ex alguna vez, me han rechazado miles de mujeres alguna vez… no es tan duro eso como para que me tare de esa manera… ¿Cordialidad? Puede ser… ya lo han dicho: “la ropa hace al hombre” y yo estaba vestido de traje, todo un caballero, no podía encarar como albañil… No se, no se… me fui pensando que a veces no me reconocía a mi mismo ni mirandome a un espejo…

Cuando llegué a mi casa, me senté en el sillón y empecé a transcribir uno por uno todos los números de mis contactos… Si alguien alguna vez hizo era tarea, sabrá lo molesto que es, y como no se puede hacer en una tanda seguida… Seguramente nos tome dos o tres tandas pasar todo evitando calambres en los pulgares e intoxicacion mental por el píp que hace el teléfono… A mi me tomó 3 tandas… y en el descanso entre la segunda y la tercera empecé a revizar la agenda para saber si había alguien que no mereciera (entiéndase: yo no quisiera) que esté en mi nueva agenda… Eso es lo bueno de cambiar de aparato… uno puede filtrar mucho mejor los contactos… no es lo mismo borrar un contacto de la agenda ya ingresado, por más que no hablemos núnca con esa persona, que ingresarlo desde cero en una agenda nueva… el impacto no es el mismo, el efecto no es el mismo, y la lógica empleada cambia… en el primer caso es “yo lo dejo, total me sobra lugar…” y en la segunda es “ni en pedo presiono 40 veces las teclas para ingresar a este/a salame”…

Pasé por la A, la B y la C sin ver nada raro… En la D decidi sacar a alguien… E, F, G y H todo normal… I, J, L (no tengo a nadie con K) M y N también normales… me di cuenta que tengo mucha gente con M y con N… O, una sola, P todo normal… no… no todo… había un contacto que yo no había ingresado… Solamente decía “P  : )”, y un número de celular…, si… con la carita…

 ¿Podrá ser? 

Una respuesta to “Algo muy Pesonal…”

  1. Lucía Says:

    Que lindo este post.
    Me gusto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: