Archive for the Cuentos Cortos Category

Mi amiga, la Mujer Machaca…

Posted in Cuentos Cortos on 15 octubre 2010 by Addendum

Yo tengo una amiga… bah, en realidad es una conocida… Yo tengo una teoría muy firme sobre la cercanía de las personas que lo rodean a uno en la vida diaria… Básicamente, se figura con círculos… Hay que imaginarse a uno mismo en el centro de 3 o 4 circulos de tamaños distintos, cada uno encerrando a los más chicos… El primero, el más pequeño, vendrían a ser los amigos de verdad… los amigos reales, del alma… Esos a los que podes llamar a las 5 de la mañana y que te van a putear pero te van a atender… los que están al pie del cañón para cuando uno los necesita… Los mismos por los cuales nosotros nos desvelaríamos también… El segundo círculo, un poco más grande, vendría a ser el de los amigotes… es decir, esa gente que es amiga de uno, de toda la vida o desde hace poco, pero que no son tan cercanos como los primeros… Gente con la que uno sale los fines de semana pero tal vez en la semana ni habla… Gente que se actualiza sobre nuestra vida cuando nos vemos y no, como los primeros, que saben todos los detalles antes que nadie… Finalmente, un tercer círculo más grande aun, que corresponde a los conocidos… Gente que nos cae bien, con la que tenemos buena onda, pero que vemos una vez cada tanto y siempre en situaciones superficiales… A partir de ahi, se pueden desarrollar la cantidad de círuclos que hagan falta, pero los básicos son esos tres… Bueno, mi amiga era parte de ese segundo círculo… el de amigotes o amigos conocidos…

Ella es morocha…, alta…, esbelta… tiene una muy linda figura y atrae las miradas de los transeúntes cuando camina por la calle… Tiene 28 años, es oftalmóloga y recientemente trabaja de ama de casa… Tiene dos hijos, chiquitos todavía, de 4 y 5 años, y principalmente se destaca por algo muy particular: Tiene un  super poder…

Ahora bien, sus poderes no son como los de las películas… no señor… no lo son… no son tan convencionales como volar o tirar lasers por los ojos… No tiene la capacidad para cambiar el clima, ni una fuerza bestial… No sopla fuerte, ni tira bolas de fuego de los dedos, aunque a veces pareciera que si…

Mi amiga no se puede hacer invisible, no puede detener el tiempo, no puede cambiar de forma ni tamaño… No es indestructible ni tampoco inmortal… pero tiene un super poder…

Un super poder, por definición, vendría a ser la sobre capacidad para desarrollar determinada actividad que las demás personas no tienen… Sería como poder hacer algo de una manera en que las personas normales no podrían… Bueno, mi amiga la tiene… Yo le llamo “La Mujer Machaca”…

El super poder de La Mujer Machaca es romper las pelotas… Si, asi como lo digo… ROMPER LAS PELOTAS… pero ojo, lo hace de una manera en la que nadie podría hacerlo… Tiene la capacidad de generar en la otra persona una anulación de los instintos más puros y básicos del ser humano, y llegar a dejar a la otra persona en estado de coma, luego de que ésta se arrojare por el balcón… Puede, si quiere, hinchar tanto los huevos que explotan… Es inexplicable su poder, asi como la enorme capacidad que lo caracteriza…

Con solo 10 minutos de conversación, LMM puede hacer que hagamos lo imposible… Tanto como robarle el arma reglamentaria a un policía apostado en una esquina y pegarse un tiro en la boca para terminar con el sufrimiento… Los hijos, Kiwwi y Melón, tienen tantos traumas que estan prontos a aparecer en el libro Guinnes Records como las personas en el mundo con mayor cantidad de tics nerviosos…

Tiene, además de todo, la habilidad real de lograr que la gente pierda la paciencia… el autoestima… y la noción de todo lo bueno que existe en la vida y por lo que vale la pena vivir… Es como si quisieramos morir… Su poder, entonces, radica en la capacidad de generar en la otra persona una necesidad de muerte…

Cuenta la leyenda, que mi amiga LMM se enfrentó una vez al Dalai Lama y logró que éste pierda la paciencia, degradándose como una persona normal, gritando exageradamente y pidiendo piedad, para luego sacrificar su envase terrenal de un espadazo en la panza… También dicen las malas lenguas, que la madre de mi amiga LMM fue quien realmente logró que Hitler se suicidara en su bunker, luego de recriminarle por haber perdido la guerra y permitir que invadieran Berlin… Sin ir más lejos, aparentemente De La Rua habría abandonado la Casa Rosada en helicóptero al enterarse que dentro de la multitud que colmaba la Plaza de Mayo se encontraba ella, y temiendo por su integridad física decidió rendirse… La última de las teorías conspirativas dice que en realidad el ataque del 11 de Septiembre en Nueva York tenía como objetivo aniquilarla, ya que se encontraba de luna de miel con su flamante marido, otro super heroe conocido con el apodo de “RubberBalls Man” o “El Hombre de las Bolas de Goma”, aparentemente el único que pudo soportar los embates de LMM…

Todavía, cuando la noche es de Luna llena muy muy clara, y si se hace el suficiente silencio, se puede escuchar con el viento del Norte como se riega su voz quejoza por todo el territorio…

No sos vos, soy yo…

Posted in Cuentos Cortos on 10 septiembre 2010 by Addendum

– Quiero terminar…
– ¿Por qué? Si estaba todo bien…! ¿Qué pasó? ¿Qué hice mal?
– Nada… no hiciste nada mal… no sos vos, soy yo…
– ¿Qué significa eso? No me vengas con excusas, hablá de frente cagón…
– Es que no es una excusa… no es algo con vos, es algo conmigo…
– ¿Qué con vos?
– Eso… el problema… o la razón por la que no quiero que sigamos juntos…
– Pero… ¿Me podés decir aunque sea en qué tenes problemas conmigo?
– No se, no se… me preguntás mucho… ¿No te podés quedar con el “no sos vos, soy yo”?
– No… no entiendo…
– Bueno… no se que decirte…
– ¿La verdad?
– ¿La verdad?
– Si… la verdad…
– Bueno… la verdad…
– Si… la verdad…
– Ok, la verdad es que no sos vos, soy yo… soy yo el que no te aguanta más… soy yo el que no soporta tu mal humor, o tus bobadas de nena de prescolar… soy yo el que no te aguanta más tu gilada histérica de idas y vueltas enfermizas… soy yo el que se cansó de tus porquerías de contestaciones, de tu paja, de tu inactividad constante… Soy yo el que se aburre de verte sin trabajar en toda la semana, y encima sin siquiera ir a la facultad… digo, es lo único que tenés que hacer…!!! ¿Tánto te cuesta?
– ¿Sólo eso o hay más?
– Hay mas…! Sos una densa, una molesta… no me dejás tranquilo, me volvés loco todo el tiempo… me controlás, me exigís… y soy yo el que se cansó los huevos de eso… Soy yo el que no soporta tus celos, tus desbanques y que después pienses que con solo decir “bueno, perdón” se terminó el problema… soy yo el que ve como todo se desgana e intento todo el tiempo tratar de desestancarnos y no, vos no… vos seguís y seguís en la misma puta postura de nada… siempre nada… me cansé, me cansé de mi aguantandote a vos… POR ESO TE DIGO QUE NO SOS VOS… SOY YO…

 

Tropiezos…

Posted in Cuentos Cortos on 15 agosto 2010 by Addendum

¿Cuántas veces me pasó de cometer un error, dejar que pase el tiempo, y volver a cometerlo nuevamente? No hablo de esos errores jodidos, complicados, enfermizos, sino de esos errores chiquitos -y algunos no tanto- que cometemos por el vértigo de vivir… por la velocidad y las curvas peligrosas de la vida misma… o por estar borracho…

Saber que estas tirada en mi cama, y saber que no me quiero ni acercar al dormitorio porque me generas una sensación de rechazo tan grande… eso es darme cuenta de mi error… Porque en su momento supe  que no te deseaba más… que ya no me gustas y que en realidad cada momento que pasa te quiero un poco más lejos mio…

Verte ahi, tirada en mi cama, me resulta tan inconveniente respecto de mi autoestima… y no porque seas fea… no sos fea… sos muy linda, y tenes lindo cuerpo y lindas piernas y lindos pechos, y linda cara… pero no se, hay algo tuyo que me resulta repugnante… verte ahi, tirada en mi cama, me da ganas de pelearme conmigo contra un espejo…

Una vez más, voy a recomponerme, pegarme una ducha para ver si me puedo sacar todo de vos de encima, inclusive de la cabeza, y voy a seguir mi vida volviendo a recordar y teniendo casi tatuado en la nuca que no tengo que tropezar más con estas cosas…

Fuck Me…

Lo bueno, lo malo y lo que se puede con lo que se tiene…

Posted in Cuentos Cortos on 11 agosto 2010 by Addendum

Habré escuchado en muchas oportunidades historias como esta, pero núnca hasta ahora la había vivido… Lo había leído en el diario y visto en el noticiero… Pero puedo asegurar con firmeza que la experiencia, cuando es personal, es distinta…

Eran las 11 de la mañana y yo estaba pasando a buscar a mi madre por su casa, porque teníamos que ir al veterinario a llevar a mi pobre hermoso perro Romeo a que le saquen unos puntos que le habían hecho por una operación…

Yo tengo un Honda Fit, y la gran cualidad de este auto es la facilidad con la que se pueden levantar los asientos para que la parte de atrás tome distintas formas… Me dispuse a levantarlos, como para que el perro quede parado sobre el piso del auto y no me llene de baba y de pelos el tapizado… Para ello, simplemente tengo que trabarlos con una especie de pata-palanca que tienen… algo muy simple…

Llegué a lo de mi mamá y puse el auto en el garage… me bajé y abrí la puerta del asiento derecho de atrás para acomodar todo, ahi fue cuando la vi… una bolsa negra con una inscripción en dorado que decía “Wrangler”, hecha como un bulto tirada en el piso… me pareció raro porque no la había visto núnca antes en mi vida… No lo tuve que pensar mucho… cuando terminé de acomodar el auto para mi hermoso perro que amo, levanté la bolsa y la abrí… Estaba a punto de mirar cuando bajó mi mamá, me saludó, el perro entre saludos y saltos se metió al auto, y mi mamá también… de nuevo me quedé solo con la bolsa, y mientras daba la vuelta para sentarme en el lugar del conductor heché un vistazo al interior de esta incógnita bolsa negra… Jamás me imaginé que adentro podía haber lo que finalmente había…

La bolsa negra con la inscripción dorada que decía “Wrangler” tenía en su interior varios fajos de dolares… muchos…

Me puse nervioso, inquieto… Obviamente mi primer reacción fue tirarla a un costado en el baul… no se porque… Me metí entonces en el auto y manejé, casi en automático, camino al veterinario… mi madre me hablaba sobre temas que para ella eran sumamente importantes pero en mi cabeza solo rebotaba la imagen de los billetes adentro de la bolsa, adentro del baul…

Cuando llegamos al médico de animales, bajé a Romeo del auto, le di una vuelta manzana para que se saque las ganas de hacer pis y caca, y lo llevé a la veterinaria de nuevo, donde mi mamá me esperaba charlando con el doctor -que era su amigo desde hace muchos años- para atenderlo al pobre bicho que, en cuanto se avivó donde estaba, no paró de temblar… Ese tembleque de miedo que le agarró hizo que me olvide de la bolsa por un rato… pero un rato corto… unos 40 o 50 segundos… Ayudé a subirlo sobre la camilla de acero inoxidable desinfectada y mientras lo tenía el veterinario lo revisaba… En ese momento empecé a pensar de donde podría haber salido esa bolsa, y obviamente su contenído… ¿De quién era? ¿Por qué estaba en mi auto?

Me acordé que dos días antes había tenido una reunión con una colega y su cliente… me acordé también que los había alcanzado en mi auto desde el lugar de la reunión en Gascon y Honduras, en el barrio de Palermo, hasta Mendoza y Libertador, en Belgrano donde el cliente de mi colega tenía la oficina… no se si exactamente ahi, pero por ahi cerca… ¿Será de el?

En cuanto supe resuelto el dilema del “¿De quién?” empecé a pensar en lo que iba a hacer… Y aca hago un parate… Está más que claro que el camino correcto es devolver la bolsa y su contenido… Llamar a mi colega, y preguntarle si su cliente no estaba en la busqueda de algo que había perdido… en el caso de que me conteste que no, tendría via libre para disponer del dinero como quisiera…

Cuando me di cuenta, estaba dejando de nuevo a mi mamá en su casa con Romeo, acomodando los asientos a su posición normal… Otra vez había manejado todo el trayecto en automático casi… Volví a la oficina, llamé a mi secretaria y le dije que me iba a ir a mi casa porque me sentía mal… Efectivamente, agarré todas mis cosas, terminé lo que tenía a medio hacer y me fui… Creo que núnca tardé tan poco tiempo para llegar a mi departamento, estacionar, abrir las dos puertas, subir el ascensor y entrar a mi casa…

Me quedé parado… quieto… mirando la bolsa que me miraba desde la mesita ratona… “Wrangler”… Me miraba burlona, como haciendome un chiste… un chiste de la vida, de la ironía de la vida… Prendí un cigarrillo y seguí mirandola… y ella me miraba…

Miles y miles de ideas me cruzaron por la mente…

– Voy a contar cuanta plata es… – me dije e inmediatamente me respondí – no… si la cuento no hay vuelta atrás… si la cuento ya voy a darle un tono real al asunto…

Pero no me pude contener… tiré todo lo que había en la mesa ratona al piso y vacié la bolsa ahi arriba… los billetes se desparramaban por la mesa como lava recien expulsada de un volcán… estaba perfectamente ordenada en fajos, que presumo son de 10 mil dolares… Sigo sin contenerme… la empiezo a contar…

Uno…, dos…, tres…, cinco…, ocho…, diez…, once…, doce…, quince… diez y siete… DIEZ Y SIETE fajos de diez mil dolares en mi mesa ratona… Ciento setenta mil dolares que encontré en la parte de atrás de mi auto…

Los tengo que devolver, pensaba… ya mismo llamo a esta mina… pero… yo también tengo mis quilombos… resolvería muchas cuestiones con este dinero… la mando de viaje a mi vieja… le abro una cuenta a mi sobrino para que se vayan acumulando los intereses y cuando sea grande pueda tener dinero disponible para empezar lo que quiera empezar… o para su educación universitaria… me hago un viaje yo… le regalo algo a mi hermana, a mi hermano… hago una buena fiesta para mis amigos… empecé a imaginarme realizando todo tipo de actos altruístas para las personas que quiero… No… no… los tengo que devolver… andá a saber para qué necesitará esta plata el tipo… aunque, si mal no recuerdo, habló sobre si mismo como si fuera millonario… me dijo que tenía propiedades por todo el mundo… que era el dueño de una marca de adherezos y que era el proveedor de McDonald’s y no se cuantas emprezas mas de nivel mundial… Y la verdad es que también había escuchado mientras manejaba llevandoló a el y a mi colega, algunos comentarios que había hecho de tono racista, clasista, xenófobo y antisemita… 

Antes de aquella reunión, mi colega me llamó para explicarme que era un cliente muy especial, de mucha plata, pero de convicciones fuertes y una mirada muy estrícta sobre la vida y el mundo social… Poco sabía yo que eso significaba que el hombre era de extrema derecha… Creo que si el hubiera sabido que yo era judío no se subía a mi auto y nada de esto habría pasado… Pero no es justificación… una persona de bien como yo devuelve la plata… ¿O no? No se… no se… ¿Qué hago?

Volví a mirar los billetes, ahora acomodaditos perfectamente en la mesa… Ciento setenta mil dolares… He visto sumas mucho mayores desplegadas en una mesa dado mi trabajo, pero esto es distinto… y como toda la plata agena, nos es mucho mas fácil gastarla…

Pensé mil cosas… mil planes… Me voy al casino y me la juego… si gano me quedo con las ganancias, si pierdo devuelvo lo que sobre… Compro cosas para aplacar mi sentido de conciencia, para mi y para mi gente… y si alguien me pregunta, mentiré… pero las mentiras tienen patas cortas y no me gusta mentir… entonces… ¿Qué hacer? ¿Qué hago?

Coincidentemente, demasiado para mi gusto, me sonó el celular… era esta colega…
– Leandro, mirá, me llamó mi cliente y está interesado en la propiedad que le mostramos… asi que seguramente nos juntemos esta semana a charlar las condiciones de la oferta…
– Bueno Alicia, ningún problema… cuando vos quieras…
– Ah… te hago una pregunta… Mi cliente me dijo que perdió algo, una bolsa… le pregunté que había adentro y me dijo que algunos papeles y unas boludeces, nada importante… pero no lo habrás encontrado en tu auto, ¿No?
– Eeeeh… ¿Una bolsa? ¿De qué color?
– No se… no me dijo… dejá… no debe ser muy importante…
– Bueno… eeeh… después me fijo y te aviso cualquier cosa…
– Dale, dale… no te hagas drama tampoco…
– Bueno, llamame y decime cuando te querés juntar asi armamos todo…
– Dale, te llamo, gracias… chau chau…
– Chau… chau… chau…
Y corté…

¿Será una señal? Y si lo era… ¿Qué tipo de señal? ¿Era de las que dicen “dale para adelante que total no le importa”? ¿O eran de las que dicen “acá tenés al dueño, devolvela”? No se… no se… y no se que hacer tampoco…

Mientras tanto, en la mesa, los billetes me miraban burlones… Mil setecientos Benjamin Franklin me miraban cagados de risa…

Desesperación… bronca… alegría… ideas… malas ideas… proyectos… todo me pasaba por la cabeza a una velocidad que asustaba… Llamé a un amigo y le pregunté cuanto interés estaba dejando un prestamo en dolares… me dijo que minimo el 1,2% mensual… o sea que por guardar la plata con un riesgo mínimo recibiría dos mil dolares mensuales… MÍNIMO… No se, no se…

Llamé a un amigo y le pregunté que haría en una situación hipotética similar… y me dijo que se la queda… y llamé a otro y me dijo que la devuelve… y llamé a un tercero y me dijo que no sabía decirme…

Me quedé mirando la plata sobre la mesa y pensando en que el dueño es un hijo de puta que no la merece… pero que la hizo… vaya a saber uno como… pero es de el… Recordé mis enseñanzas del colegio… de moral, ética y religión… todos me dirían que la devuelva… pero el colegio núnca me interesó demasiado…

Me decidí…
Una vez en la vida, la mala persona voy a ser yo…

¿No es obvio para vos?

Posted in Cuentos Cortos on 6 agosto 2010 by Addendum

– ¿No es obvio?
– Mmmm… No… no se… no me parece tan obvio…
– Pero si, boludo…! Es super obvio…
– Bueno, no se… a mi no se me ocurrió, boluda…
– Dejate de joder… no puede ser que no sea obvio para vos…
– ¿Por?
– Y porque si… porque esta clarísimo que es asi… si lo pensás dos segundos te das cuenta…
– Bueno…, no me parece…

La situación se ponía tensa e intenté interpretarlo como ella me pedía… Pero la realidad me golpeó más fuerte y tuve que hacerle entender yo…

– Los hombres y las mujeres son bichos distintos… son animales que, si bien pertenecen a la misma especie, son de distintos generos… y eso, mi querida, es fundamental…
– ¿Ah si? ¿Por qué?
– Porque comparten muchas generalidades pero en el fondo son distintos…
– Si, uno tiene pitulín y la otra cachucha…
– No, más alla de eso, y dejame decirte que tenés una manera de enumerar los genitales bastante patética, pasa también por otros lados… a ver… Desde el vamos que la forma de pensar, de hilar las ideas es absolutamente distinta… mientras que el hombre es básico y fundamental, y une la idea A con la idea B de la manera más sencilla, simple, o rápida, la mujer es mucho mas observadora y pensante, y por ello considera los múltiples escenarios y las consecuencias de cada uno para unir la idea A con la idea B… o sea, en vez de A y B, para la mujer hay A1, A2, A3, A4 y B1, B2, B3, y B4…
– Vos decís que todas las minas somos complicadas…
– No, no necesariamente… lo que digo es que consideran las cosas con un nivel de profundidad muy superior que los hombres… y a veces, de esa manera se complican, pero a veces no… a veces toman las mejores decisiones…
– Entiendo… ¿Sólo eso?
– No… sigo… También, la mujer puede concebir… puede desarrollar vida en su misma existencia… y eso es groso… Ese poder que tiene, se traduce en una sensibilidad extrema… en un instinto extremo… y la capacidad o aptitud instintiva es fundamental en la vida de cualquier ser vivo que espera no morir rápido…
– Jajaja…
– Pero en serio…
– ¿A dónde estás yendo con esto?
– A que lo que para vos es obvio, para mi no… pero seguramente para tus amigas si, y para mis amigos no… que si crias a dos nenes de la misma manera exacta, les das los mismos juguetes, todo igual, pero uno es nene y otra es nena, SEGURAMENTE la nena se desarrolle antes, siendo más inteligente y madura que el nene en determinado momento…
– Ajam…
– Entonces, de nuevo, lo que para vos es obvio, para mi no… ¿¡¿Ok?!? Y si te digo que no tenía idea que no iba a haber mesa para cenar un Jueves a la noche en Kansas y que ibamos a tener que esperar una hora y media, creeme que no tenía idea y ya!!!!
– Sos un pelotudo… sabelo… Vámonos… Tarado…

Algo muy Pesonal…

Posted in Cuentos Cortos on 15 abril 2010 by Addendum

Recientemente cambié mi celular. No solo eso, cambié mi empresa de celular… Yo tenía Nextel, y si bien en atención al cliente y en algunos aspectos particulares del funcionamiento de la empresa Nextel es de lo mejorcito que hay, por lo general no tiene señal en ningún lado, y los teléfonos son bastante chotos, o muy caros para las funciones que desarrollan… Entonces me pasé a Personal…

El día que me pasé a Personal, fui a uno de sus locales para que me entregaran el teléfono que me iban a regalar como parte de la promoción que había aceptado… Cuando entré, lo primero que noté fue que la recepcionista, asi como todos los empleados que atendían en los boxes eran mujeres, y no solo eso, pendejas divinas… PERO PENDEJAS DIVINAS… No se si es el fetiche del uniformecito o que, pero me parecieron una más linda que la otra… Obvio, las habían más que las otras, justamente, pero la más fea, si es que le puedo decir “fea”, era un 7 puntos muy prolijos…

Por suerte, estaba vestido de traje con corbata muy bien combinado porque venía de tener una escritura temprano por la mañana, y estaba perfumado porque recien volvía de encontrarme con un amigo que viajó al exterior por Semana Santa, y al que le pedí que me hiciera la “gauchada” de comprarme un par de perfumes en el free shop… No había aguantado la ansiedad y me había vaporizado un par de veces el Carolina Herrera 212 Sexy for men, que me encanta y uso hace ya varios años…

La verdad es que yo no soy cabulero ni mucho menos… Soy muy escéptico y no creo en supersticiones, pero cuando saqué número para el turno, me tocó el 13… Raro, porque no sólo no creo en esas cosas, sino que para la religión judía, de la cual formo parte aunque no tenga un ferviente instinto creyente, el número 13 es de buena suerte, por el contrario del famoso “Martes 13: No te cases ni te embarques…” que todos conocemos… (Aclaro: El VIERNES 13 pasó a ser mala suerte por la película, no por creencias, según tengo entendido…)

En fin, lo interesante de la historia, y a donde va todo esto, viene ahora… Cuando suena la chicharra y en la pantallita digital aparece mi número y el box por donde tenía que pasar, además de levantarme y on mucha seguridad caminar hacia alli, ligeramente dejé escapar una sonrisa, que aunque hubiera querido no hubiera podido contener… el box, al que me debía dirigir, era también, el número 13…

– Hola… – dije con voz grave, casi impostada
– Hola, bienvenido a Personal… ¿Cómo estás?
– Bien, gracias… – respondí un poco asombrado por la buena onda
– ¿En qué te puedo ayudar? – me preguntó ella
– Vengo a buscar un teléfono que me tienen que dar… un… ¿V8? Creo… no se…
– A ver, permitime tu documento por favor… ¿Sabés si ya tiene la línea?
– No… ni idea… la verdad es que lo gestionó todo un señor con la secretaria de la oficina… yo solo se que tenía que venir para aca y decir eso… que vengo a buscar mi teléfono nuevo…
– Acá está… ok… perfecto… esperame un segundito que lo voy a buscar, ¿Dale?
– Dale…

Y se paró y se fue… Cuando se iba pude mirarla bien sin quedar como un perfecto pajero… Obviamente, el trajecito/uniforme le quedaba dibujado… dejaba mucho pero poco a la vez a la imaginación… sus curvas, su pelo largo ondulado rubio dorado… unas piernas de revista, no muy musculosas, sino lindas, con un aspecto suave y firme… una cola redondita, pero sin exagerar… espalda chiquita pero a la vez en perfecta armonía con el resto de su cuerpo… Un escote discreto pero que te daba a entender que tenía unos muy lindos pechos… y finalmente su forma de caminar, con ese vaivén de caderas que casi me hace agua la boca y babearme encima…

Vuelve con mi teléfono…

– Acá está… si me esperás unos minutos te lo configuro y ya te lo llevás listo… salvo que lo quieras configurar vos… ¿Sabés como?
– No… bah… probablemente si, me llevo muy bien con la tecnología… pero, por favor… con todo gusto… hacelo vos… eh… ¿Cómo es tu nombre?
– Paula…
– … Por favor, con todo gusto… hacelo vos, Paula…
– Jejeje… bueno dale… Sr. Leandro…
– Jajaja… no me digas señor…
– Bueno… Leandro…
– Muy formal, pero menos que señor… asi que está bien…

 Ella me configuraba el teléfono y yo la miraba, intermitente entre su escote, su boca, su nariz y el entorno… su boca, su nariz, su boca de nuevo y su escote… su escote un ratito, si boca un ratito, sus cachetes y los hombros, en los que descubri unas leves y tenues pequitas… su boca un poco más, y su escote… y otra vez sus pequitas…

– Esperame un segundito, ahora vengo… – me dice, y con el teléfono se retira y se queda a 5 metros mios hablando con dos chicas más que estaban paradas atras… era como una convención de las más lindas promotoras que había visto… en el momento me pregunté porque ella no se habían anotado todas juntas en algún reality o algo de modelos…, minimamente una agencia y un casting… que se yo… 4 minutos después volvió y siguió programando el teléfono enfrente mio…

– Bueno, mirá… desde aca ingresás al menu, y asi cambiás la configuración estética del teléfono… esto de aca no lo toques núnca porque desconfiguras el cip y la base de datos y perdés todo… esto sirve para…
– … Si… ya se… ya lo voy a investigar… no te preocupes… – la interrumpí temiendo que se ofenda y sienta rechazo de mi parte… y se me ocurrió repreguntarle algo para que no se sienta asi – … ¿Cómo hago para escuchar los mensajes de voz? ¿Cuál es mi clave nueva?
– Mirá… – me dijo sonriendome, y vi como los ojos le brillaban un poquito – … entrás por aca, y tu clave es 1234 hasta que la cambies…
– Ah… ok… bueno… ¿Nada más? – le pregunté y senti quese terminaba todo… que núnca más la iba a volver a ver…
– No… nada más… me tenés que firmar aca por favor…
– Como srta. Paula, como no… ¿Te lo dedico? ¿Para Paula con cariño? jajajajaja…
– Jajajajaja… que tonto… no, con tu firma alcanza…
– Ahi tenés…
– Bueno, muchas gracias por elegirnos, que tengas una linda tarde Leandro…
– Gracias Paula, has sido más que amable conmigo…
– De nada, chau chau…
– Chau…

Y me fui… me fui pensando en que soy un cagón que no le dije nada… me fui pensando en las mil y una tretas que podría llevar a cabo para volverla a ver… desde romper el teléfono hasta desprogramar le chip y no se que que me dijo que no hiciera… Me preguntaba una y otra vez como no le había tirado un centro, una indirecta aunque sea… me martillaba la cabeza con la idea de haber perdido una oportunidad por… por…ni siquiera sabía por qué… ¿Miedo al rechazo? No… eso no me da miedo… un rechazo es un rechazo… me ha rechazado mi ex alguna vez, me han rechazado miles de mujeres alguna vez… no es tan duro eso como para que me tare de esa manera… ¿Cordialidad? Puede ser… ya lo han dicho: “la ropa hace al hombre” y yo estaba vestido de traje, todo un caballero, no podía encarar como albañil… No se, no se… me fui pensando que a veces no me reconocía a mi mismo ni mirandome a un espejo…

Cuando llegué a mi casa, me senté en el sillón y empecé a transcribir uno por uno todos los números de mis contactos… Si alguien alguna vez hizo era tarea, sabrá lo molesto que es, y como no se puede hacer en una tanda seguida… Seguramente nos tome dos o tres tandas pasar todo evitando calambres en los pulgares e intoxicacion mental por el píp que hace el teléfono… A mi me tomó 3 tandas… y en el descanso entre la segunda y la tercera empecé a revizar la agenda para saber si había alguien que no mereciera (entiéndase: yo no quisiera) que esté en mi nueva agenda… Eso es lo bueno de cambiar de aparato… uno puede filtrar mucho mejor los contactos… no es lo mismo borrar un contacto de la agenda ya ingresado, por más que no hablemos núnca con esa persona, que ingresarlo desde cero en una agenda nueva… el impacto no es el mismo, el efecto no es el mismo, y la lógica empleada cambia… en el primer caso es “yo lo dejo, total me sobra lugar…” y en la segunda es “ni en pedo presiono 40 veces las teclas para ingresar a este/a salame”…

Pasé por la A, la B y la C sin ver nada raro… En la D decidi sacar a alguien… E, F, G y H todo normal… I, J, L (no tengo a nadie con K) M y N también normales… me di cuenta que tengo mucha gente con M y con N… O, una sola, P todo normal… no… no todo… había un contacto que yo no había ingresado… Solamente decía “P  : )”, y un número de celular…, si… con la carita…

 ¿Podrá ser? 

Cuento corto: Entrevista con un espejo…

Posted in Cuentos Cortos, Reflexiones on 5 marzo 2010 by Addendum

Eran no más de las 7 de la tarde de un domingo cualquiera… Estaba muy aburrido, habiendo ya probado la mayoría de los entretenimientos que mi casa me ofrecía en ese momento… Ya había visto una película, había jugado solo a la play, había chateado y visto videos en youtube… Hace ya varios días que venía pensando que necesitaba pasar un tiempo solo y conocerme un poco más… saber un poco de mi… pero núnca entendí esa puta frase de “necesito conocerme”… núnca hasta ahora entendí la manera en que se aplica esa frase en la práctica… pero, más alla de eso, todavía habían aspectos de mi personalidad que me intrigaban… Decidí que era el momento indicado, sin nada mejor para hacer… e hice lo que mejor pensé que me salía… me entrevisté a mi mismo…

– Hola, ¿Cómo estás?
– Bien, muy bien, gracias… ¿Y vos?
– Bien, muy bien también…
– Me imaginé…
– Si, yo también…
– ¿Empezamos?
– Dale… dispará…
– Bueno…, vamos con una fácil… ¿Qué querés de la vida?
– ¿Ahora o para siempre?
– No te pongas pesado… las dos…
– Bueno… supongo que ser feliz…
– ¿Supongo? ¿Ser feliz? ¿No querés ser un poco más genérico?
– Bueno, buenooo… ¿Para qué tanto sarcasmo, viejo?
– Entonces vos no me vengas con pavadas…
– Bueno… es que si… es eso… ser feliz…
– ¿De qué manera?

En ese momento hice una pausa… miré por la habitación buscando mi paquete de cigarrillos… lo agarré y encendí uno…, irónicamnte me ofrecí uno, y a la vez me lo rechacé… largué el humo al aire con bastante fuerza… suspiré profundo y volví a lo que estaba…

– No se… hay ciertas cosas que me importan más que otras, claro… pero todavía soy chico y siento que las prioridades van cambiando según vamos creciendo… Hoy por hoy, ser feliz es estar bien… conmigo y con los demás… no se… con mis amigos, pero más que nada conmigo… sentir que no soy un pelotudo o un hipócrita… que mi familia esté bien…
– Entiendo…
– Si, ya se…
– Y decime… ¿Qué es lo que más te gusta?
– No entiendo la pregunta…
– ¿Sos boludo? Te la estás haciendo vos mismo… si no la entendés, ¿Para qué la hacés?
– Jajajaja… es que me gusta divertirme conmigo…
– Si, ya se…
– Ya se que sabés…
– ¿Entonces?
– Reformulamos la pregunta…
– ¿Cuál es el mejor momento del día para vos?
– Y… depende del día… de que día de la semana sea… Por ejemplo, los días de semana en los que trabajo puede ser cuando llego a mi casa, cuando me relajo… cuando me pongo un buen tema que me guste mucho, y me siento en el balcón a ver el aterdecer… o si viene algún amigo y hacemos lo mismo… creo que tiene que ver con el hecho de cortar un poco la rutina, aunque eso mismo configure una rutina de la no rutina…
– Sos complicado, eh?
– Ni te cuento… porque ya sabés…
– Si, ya se…
– Ya se que sabés…
– Basta…
– Perdón…
– Bueno, y ¿Cuál es el tema de ahora que te esta gustando mucho?
– Según… si es movidito estoy muy copado con “One Love” de Guetta… me parece muy lindo tema… y si es tranqui, estoy entusiasmado con los de Jason Mraz… me parece un músico con mucho talento que va a llegar lejos…
– Si… a mi también me gusta…
– Ah… ahora me jodés vos…
– Jajajaja… te lo merecías…
– Sigamos…
– Dale… a ver… ¿Sentimentalmente como estás?
– Nah… no da que publiques eso…
– ¿Por?
– No se… me expongo mucho…
– ¿No te gusta exponerte?
– No es que no me guste… hay momentos y lugares y personas para exponerte…
– Pero, ¿Qué mejor que vos mismo para exponerte con alguien?
– Si, bueno, pero una cosa sería si estamos conversando, que aca entre nosotros te diría que me preocuparía mucho si un día me encuentro charlando conmigo asi en voz alta, pero otra cosa distinta es que después eso esté para que lo lea cualquiera en internet…
– Claro…
– Claro…
– Bueno, entonces no me cuentes detalladamente, pero decime minimamente como te sentís…
– Bien…, la verdad es que estoy bien… Tal vez hace un tiempo te decía bien pero no era una verdad absoluta… igual, como todo en la vida, considero que hay momentos… uno no puede estar bien el 100% del tiempo… esta claro que cada tanto un bajon, por mas pequeño que sea, tenemos… inclusíve te diría que “tenemos que tener”… sino uno explota… tampoco se puede vivir con una eterna sonrisa de foto de atención al cliente…
– Jajaja… tipo la de TAM…
– ¿TAM?
– No seas salame… TAM, la aerolínea… ¿No te acordás? En la oficina de Cerrito tenían un poster de una mina vestida con el uniforme y con la sonrisa mas blanca y grande alguna vez fotofrafiada…
– Es verdad…! me había olvidado…
– Bueh… volvimos a la pelotudes…
– Jajaja…
– Entonces estás bien… que contento me pone…
– ¿Por?
– Porque si vos estás bien, yo estoy bien… es muy importante tu felicidad para mi…
– Jajajajja… esta bien… ¿Qué más?
– A ver… ¿Libertador o Cabildo?
– Toda la vida Libertador… una de las más lindas sensaciones que recuerdo fue cuando recién me había comprado mi primer 0km que fui a pasear un domingo por Libertador de un lado al otro, con las ventanas bajas y la música, no muy fuerte, pero ahi… y disfrutar de ese paseo… viendo el verde, el polo, las plazas de palermo… no se… era una sensación linda… Libertador es una avenida linda…
– Lo es… efectivamente…
– … además Cabildo es un bardo… lleno de colectivos, taxis, autos, siempre estan arreglando… el subte… que se yo… es mas quilombo…
– Si… mucho… insoportable a veces…
– Uh… si… ni hablar…
– ¿Tu color favorito?
– Mmmm… Celeste creo… para ropa celeste… y sino rojo… no se… soy como los nenes… me gustan los colores brillantes…
– ¿Y por qué no pintás tu casa de otro color que no sea blanco?
– Me gustaría… pero no me animo a ser tan estrafalario…
– Y… no es facil…
– No…, nada en la vida es facil… todo cuesta esfuerzo, y más importante, tiempo…
– ¿Por qué más importante el tiempo?
– Porque el tiempo es lo único que no se puede comprar… que no se puede tener más… y peor, que no se puede recuperar… un segundo perdido no vuelve más… un minuto desperdiciado es algo que núnca más vas a poder volver a tener… podrás tener nuevos minutos, nuevos segundos, pero ese que desperdicias no vuelve…
– Linda filosofía de vida…
– Si… aunque no siempre es facil llevarla a la práctica… uno también calcula los riesgos, y a veces no los asume… Nos perdemos muchas cosas por miedo…
– ¿Miedo a que?
– A sufrir… a lastimarnos… a quedar, justamente, expuestos… A que nos salga mal, o distinto… a quedar mal parados… no se… miedos… los famosos fantasmas de todo el mundo…
– Yo no tengo fantasmas…
– Se que si, asi que sigamos…
– ¿Algún ejemplo de estos fantasmas?
– Y… en general… a que la chica que nos gusta no nos de bola…, o a que el negocio que planteamos salga mal y perdamos plata… o a quedar heridos física o espiritualmente…
– Claro…
– Por eso lo de exponerse…
– ¿Sentís que sos inteligente o tonto?
– ¿Qué es esa pregunta?
– Dicen que los tontos contestan las preguntas con otra pregunta… ¿Sabías?
– ¿En serio?
– Jajajaja… tarado…
– No se… si… me considero inteligente, pero por otro lado a veces siento que me quedo corto… que podría explotar más mis capacidades…
– ¿Cómo es eso?
– Si… como que podría hacer mucho más… aportar más…
– ¿A quién?
– A mi…, a la sociedad en su conjunto… no se…
– Entonces, vos te considerás inteligente…
– A veces… otras veces no…
– ¿Y maduro?
– Mmmm… para algunas cosas… me divierte ser nene también… pero ya estoy grande… no puedo seguir en la boludes mucho tiempo más…
– Jajajaja… eso también es verdad…
– Si… ya lo se… a veces trato de no pensarlo… jajajaja…
– Jajajaja… algunas cosas mejor no pensarlas, ¿No?
– A veces…
– ¿Qué es lo que te motivó a ecribir un blog?
– ¿Sabés que no se? No se… sinceramente… supongo que inconcientemente era una necesidad de expresión… de descarga… Había escrito una nota sobre mi opinion del rock, que publique en la página, pero en ese momento me acuerdo que se la quería dar a un amigo que tenía su blog para que la ponga… y el señor, muy amablemente, me dijo que no le rompa las pelotas y que me abra uno yo… Que era facil, rápido y gratuito… asi que lo hice… y bueno, lo demás fue fluyendo solo…
– ¿Lo mejor que escribiste?
– Mmmm… me gustan las reflexiones… aunque ya no hago esas… en esa época tenía el corazón con agujeritos y por eso estaba permanentemente inspirado… hoy me salen mejor los cuentos… o las reflexiones en forma de cuento… como ésta… Me gustó mucho el cuento “en tiempo real” de Malena, el de “You’re Beautiful”… fue divertido porque la gente no sabía si era verdad o mentira… me divertí mucho haciendolo… y después no se… casi todo lo que escribo me gusta… algunas cosas no llegan a ser publicadas porque no me terminan de convencer… pero casi todo me gusta…
– ¿Esto lo vas a publicar?
– No se… volvemelo a preguntar en un rato…
– Jajaja… Bueno… ¿Vas a dejar de fumar en algún momento?
– Tengo ganas… pero cuesta… también me gusta mucho fumar… lo disfruto… la verdad es que me gustaría volver en el tiempo y eplicarme a mi mismo que no tiene nada de canchero fumar… que es una mierda…
– Si… y más con los antecedentes que tenés…
– Si, pero no pasa por ese lado… fumar es una mierda con o sin antecedentes…
– Es verdad… hace mucho mal…
– Mucho… la gente a veces no tiene idea…
– Y decime… ¿Cuál es el lugar al que más te gusta ir?
– AL BOLICHE… jajajjajjajajaja
– JajaJjajajaajjajaja… No… en serio…
– Mmmm… te voy a contestar con una frase de una canción… “I’m going out of my head, that’s where i’m going tonight…”
– ¿O sea?
– Me gusta salir un rato de mi mente… dejar de pensar… dejar de estar preocupado…
– ¿Preocupado? ¿Por qué?
– No… no preocupado como todo el tiempo tenso… pero uno se preocupa… por el laburo, por los sentimientos… por las personas que uno quiere…
– ¿La persona que más querés en este momento, además de a vos?
– Jajajajaja… no seas basura… mmmm… tendría que ser mi sobrinito… lo adoro… es mi perdición… me gustaría verlo más, pero a veces no se puede… igualmente, cada vez que me voy de verlo me voy con el pecho inflado… como enamorado de la vida de nuevo…
– Re lindo…
– Si… hermosa sensación…
– ¿Cómo te ves de aca a 10 años?
– 10 años más viejo…
– Dale…
– En serio, trato de no mirar tanto a futuro… obviamente, lo mismo que todos supongo… en pareja, feliz… tal vez con chicos… que se yo… pero trato de no mirar tanto a futuro para poder disfrutar también el hoy, el ahora…
– Carpe Diem…
– Exacto… aprovechar el día y desconfiar del futuro…
– Por eso lo del tiempo como lo más importante…
– Por eso…
– Volvamos a la boludes… ¿Qué es lo más boludo que hacés en tus días?
– ¿Además de fumar? Jajajaja…
– Jajajaj… si, además de fumar…
– Mmmm… no se… en serio soy muy nene en muchas cosas… más que nada en las cuestiones de entretenimientos… trato de sentirme con la libertad de hace unos años… No se… lo más boludo… por lo general son los comentarios que hago… los chistes… tomarme la vida como una boludes cada tanto… no se… sino… mmm… tendría que ser… dejame pensar… mmm… juntarme a jugar a la play con los chicos… nos volvemos locos… nos cantamos, nos gritamos… es divertido..
– Jajajaja… Bueno… creo que ya me saqué las ganas de preguntarte cosas…
– ¿Lo vas a publicar esto?
– No se… ¿Vos que decis?
– Jajaja… mejor que lo decidas vos…
– Bueno… dale…
– ¿Tenés hora?
– Son las 8 menos cuaro…
– ¿Empezamos a cocinar algo para cenar?
– Dale… ayudame…
– Dale…